Agencia
Gaza.- Este viernes se han reportado en Gaza las dos primeras víctimas mortales en los enfrentamientos entre manifestantes palestinos y fuerzas israelíes, según informa Al Arabiya citando a una fuente del Ministerio de Salud de Palestina. Asimismo, el medio también reporta sobre unos 300 heridos en los choques.

La decisión del presidente estadounidense Donald Trump de reconocer Jerusalén como la capital de Israel ha desencadenado fuertes protestas en la ciudad palestina de Belén, donde este 8 de diciembre los manifestantes han levantado barricadas con neumáticos quemados y se enfrentan a las fuerzas de ocupación israelíes.

Como muestra la transmisión en vivo de RT, centenares de manifestantes han salido a las calles para expresar su oposición a la decisión del mandatario de EE.UU., mientras soldados israelíes armados tratan de controlar la situación.

También te puede interesar: Israelíes se enfrentan a protestantes palestinos en Gaza

Se trata del segundo día de protestas: este jueves 7 de diciembre, miles de palestinos inundaron las calles para protestar contra el reconocimiento de Jerusalén como capital israelí. Las protestas se produjeron en esta misma ciudad, así como también en Hebrón, Belén y otras ciudades cisjordanas. Las fuerzas israelíes recurrieron al uso de gases lacrimógenos, balas de goma y granadas de sonido contra los manifestantes, decenas de los cuales resultaron heridos.

Según informes, hasta el momento más de 200 personas han recibido tratamiento por lesiones producidas durante los enfrentamientos con las fuerzas israelíes en Cisjordania, incluidos siete heridos por quemaduras. De acuerdo con estimaciones de las autoridades israelíes, alrededor de 3.000 palestinos salieron a las calles este viernes 8 de diciembre para protestar en una treintena de mandatario de EE.UU y la Franja de Gaza.

Este miércoles, el presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció que su país reconoce la ciudad de Jerusalén como capital de Israel.

Protestas contra EE.UU. estallaron en todo el mundo musulmán, unido en su apoyo a la causa palestina, casi inmediatamente después de que Trump reconociera oficialmente Jerusalén como la capital de Israel y anunciara el traslado de su embajada desde Tel Aviv.

En 1980, Israel declaró Jerusalén como su capital "única e indivisible", incluida la parte oriental de la ciudad, ocupada en 1967 tras el final de la Guerra de los Seis Días. Los palestinos, a su vez, consideran Jerusalén oriental como la capital de su país.

El mundo nunca reconoció la anexión y el estatus de la ciudad empezó a ser considerado uno de los problemas centrales del conflicto palestino-israelí, que debería resolverse sobre la base de un acuerdo con los palestinos. Por ello, todas las embajadas extranjeras en Israel se encuentran en Tel Aviv.