Agencias
MADRID, España.- Después de 35 años desde su descubrimiento, el VIH, el virus que causa el sida, es "probablemente el más estudiado" de los patógenos, admite Dan Barouch (44 años, nacido en Alemania, aunque eso para él sea irrelevante), profesor de Medicina de la Universidad de Harvard y experto en enfermedades infecciosas.

Pero tanto conocimiento no se ha materializado en lo que el propio Barouch afirma que va a ser decisivo para controlar y, más en el futuro, erradicar el VIH: encontrar una vacuna. "Los millones de variantes que hay del virus lo dificultan", explica.

También te puede interesar: ¡Atención! Conoce los síntomas del VIH-Sida

De acuerdo con información de El País, el investigador participó en Madrid en el encuentro Hitos sobre Investigación Básica y Clínica del VIH/Sida (Hibic), patrocinado por Gilead. "En el último año ha habido muchos avances en el conocimiento del virus y la infección", apunta Barouch. "Por ejemplo, sobre el papel de los reservorios [células en las que el virus se oculta en estado de latencia], estrategias de tratamiento, epidemiología, patogénesis y vacunas".

"Desde que se conoce el VIH, ha habido seis ensayos en humanos".

Precisamente en este último asunto, el virólogo destaca que "desde que se conoce el VIH, ha habido seis ensayos en humanos con cuatro aproximaciones diferentes. Pero ahora hay dos". Por eso, él opina que los avances en otros aspectos, como la medicación que ha cronificado la enfermedad en los países ricos y que ahora se empieza a emplear también para impedir la infección (lo que se denomina la profilaxis preexposición (PrEP), porque se toma antes de exponerse al virus, por ejemplo en una relación sexual desprotegida), "no han menguado el interés por la vacuna".

De estos dos ensayos, uno es una versión mejorada de la vacuna que más lejos ha llegado: la que se probó entre 2006 y 2009 en Sudáfrica y Tailandia y que confería una protección del 31%, "lo que se considera insuficiente".  Consiste básicamente en añadir a aquel medicamento basado en proteínas de la cubierta del VIH un refuerzo (boost en inglés) posterior con una de las proteínas, la GP21, de la envoltura del patógeno, explica Barouch.

El otro, en el que participa el grupo del investigador, "tiene un enfoque completamente nuevo". Utiliza otro vector (un virus desactivado que se encarga de introducir los genes que van a desencadenar la respuesta inmune), pero, sobre todo, tiene de novedad que no se usan partes de un solo virus, sino que se forma "un mosaico de secuencias de antígenos optimizados informáticamente para ampliar la respuesta", dice. Es decir, se intenta cubrir lo más posible esa enorme variedad de VIH que existe para mejorar la amplitud y cobertura de la respuesta inmune. El trabajo está en lo que se denomina fase II-b, afirma Barouch, lo que implica que ya se ha comprobado su seguridad (la fase I) y se está estudiando su eficacia en función de las dosis. Es amplio: 2.600 mujeres jóvenes del sur de África (Sudáfrica, Zambia, Zimbabue, Mozambique, Malí).