Agencia
RUSIA.- Un hombre envenenó a 30 colegas por vengarse de uno de ellos, con el que tuvo un percance de tránsito.

De acuerdo con el portal RT, el ruso, Vlad Shulgá echó un metal tóxico en una garrafa de agua de la oficina.

Vlad Shulgá, un ruso de la ciudad de Taganrog, ha sido detenido porque se sospecha que envenenó a varias decenas de sus colegas, informó la agencia TASS.

También te puede interesar: Lula da Silva hará campaña desde la cárcel: Paulo Teixeira

Los datos preliminares indican que ese empleado del centro de aviación Bériev echó talio en una garrafa de agua de su oficina para vengarse de un colega con el que había tenido un conflicto durante un accidente de tráfico.

Más de 30 personas necesitaron atención médica por haber consumido ese metal tóxico.

Las víctimas perdieron el cabello y algunas sufrieron pérdida de visión. Además de que varias mujeres a raíz de ello, tienen prohibido tener hijos en los próximos años. 

Hasta que termine la investigación, Vlad Shulgá pasará dos meses de arresto domiciliario, mientras que se comprueba su culpabilidad en los hechos.

Madre en China alimenta a su hijo con renacuajos

Una madre en China fue señalad de maltrato animal y de poner en riesgo a su niño, al darle de comer pequeños renacuajos vivos, pues son muchas las enfermedades que transmiten estos pequeños anfibios.

El video de una madre alimentando a su hijo con renacuajos vivos causa repudio en el mundo; unos la acusan de maltrato y otros de poner en riesgo la salud del menor, publicó El Heraldo.

La grabación fue difundida en los medios de comunicación chinos. En la escena se ve a un pequeño, no mayor de tres años, consumir sin problemas los animales que aún se mueven en el plato.

Sin resistencia, el niño deja que su madre le de, uno a uno, los renacuajos vivos que tiene en el plato.