Agencias
VENEZUELA.- Ya son cuatro los niños que pierden la vida a causa de la falta de medicamentos que enfrentan los venezolanos ocasionada por la crisis que vive su país. Los menores han fallecido por intoxicación debido a los tés de plantas que se usan para curar enfermedades.

También te puede interesar: ¡Al extremo! Crisis obliga a sacrificar animales en Venezuela

De acuerdo con el portal Excélsior, según datos revelados al medio local El Pitazo, las intoxicaciones fueron causadas por la ingesta de anís, menta poleo, hierbabuena y otras plantas o raíces.

"La noche del martes murieron un infante de seis meses y una niña de tres años, durante la noche de este miércoles ocurrieron dos decesos más”, confirmó un médico cuya identidad pidió el anonimato para evitarse represalias.

Las madres optan por infusiones ante la falta de medicamentos, y muchas alivian con eso el hambre de sus hijos, advirtió al medio venezolano Alfredo González, médico ocupacional y de familia integrante del movimiento nacional Médicos Unidos por la Salud.

El Pitazo es un grupo de periodistas invitados por el Instituto Prensa y Sociedad y Trapiche Films, que trabajan para garantizar el derecho a la información a los sectores de la población más desfavorecidos económicamente en Venezuela.

Asimismo, trabajadores del sector salud venezolano pidieron ayer al gobierno que acepte la apertura de un canal humanitario que permita recibir donaciones externas.

Un grupo de trabajadores, enfermeras y médicos acudió a la sede de la Cruz Roja en Caracas para hacer un llamado sobre la emergencia generada por la falta de medicinas.

El dirigente sindical del sector salud, Pablo Zambrano, denunció que es criminal que la administración de Nicolás Maduro insista en negarse a aceptar la ayuda humanitaria desde el exterior.

"Es criminal que el gobierno no acepte la ayuda humanitaria. No puede ser que los pacientes se mueran esperando medicinas para sus tratamientos”, señaló Zambrano.

Los manifestantes exigieron que se respete el derecho a la salud y se acepte la ayuda humanitaria internacional.

Zambrano añadió que la apertura de un canal humanitario servirá para atender la grave situación de salud y alimentación que enfrentan los hospitales públicos.

La vocera de la Federación de Bioanalistas de Venezuela, Judith León, comentó que el gobierno debe buscar una solución a la crisis, pues el sistema de salud está dolarizado.

"La gente no tiene dinero para pagar los servicios que están muy costosos”, señaló la portavoz.

Los manifestantes dijeron que los hospitales no tienen manera de tratar a los enfermos, ya que en las farmacias escasea más del 80 por ciento de los medicamentos.

El presidente Maduro ha negado que el país enfrente una situación de emergencia que obligue a admitir la apertura de un canal humanitario.