Agencia
ESTADO DE MÉXICO.- El Estadio del Toluca fue reconocido como el segundo mejor de 2017, ganando terreno sobre el Azteca.

De acuerdo con Notimex, el estadio Nemesio Díez, sede del club Toluca, fue reconocido como el segundo lugar entre los mejores del 2017, de acuerdo con una votación que realizó el sitio “Stadium Database”.

La casa de los “Diablos Rojos”, misma que se encuentra en Toluca, Estado de México, se ubicó en la segunda posición para elegir el mejor escenario luego de poco más de un mes desde que comenzó la votación.

También te puede interesar: Mexicanos destacan en béisbol de las Grandes Ligas

Apenas el año pasado, el inmueble fue remodelado para celebrar los 100 años del equipo mexiquense, situación que de inmediato lo puso como uno de los más funcionales del país, con mayor capacidad, nuevos accesos y un estacionamiento.

La primera posición correspondió al Estadio General Pablo Rojas, en Asunción, Paraguay, en la octava edición del reconocimiento al “Estadio del Año”, donde votaron más de 50 mil personas de 106 países distintos.

Otro hecho relacionado con los Diablos Rojos 

El mes pasado, la Comisión Disciplinaria dio a conocer el reporte tras la jornada siete, donde Toluca fue el equipo más indisciplinado al tener tres expulsados: el técnico Hernán Cristante, además de los jugadores Ángel Reyna y Pablo Barrientos.

De acuerdo al portal Medio Tiempo, Cristante Mandarino fue expulsado por "hacer constantes reclamaciones o protestar las decisiones de cualquiera de los integrantes del cuerpo arbitral", mientras que Ángel Reyna por doble amonestación, en tanto que Pablo Barrientos vio la roja por "emplear lenguaje y/o gestos ofensivos, insultantes o humillantes".

A su vez, también fueron suspendidos Rafael Carioca de Tigres por juego busco grave, tras ser expulsado del juego ante Lobos, por una plancha sobre Jordan Sierra apenas a los 20 minutos de partido.

La lista de suspendidos de esta jornada del Clausura 2018 la termina el mediocampista peruano de Lobos, Pedro Aquino, que acumuló cinco tarjetas amarillas en lo que va del torneo, por lo que se hizo acreedor también a un partido de suspensión.