Agencia
Estados Unidos.- El clima cálido provoca que las personas se vuelvan más irritantes y violentas, señala un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Ciencias Médicas de Poznan (Polonia), y que ha sido presentado este miércoles en el congreso anual de la Sociedad Americana de Fisiología (EE.UU.).

De acuerdo con el portal de noticias RT, los investigadores encontraron que el volumen de las hormonas del estrés en el organismo se disparan a medida que aumenta la temperatura medioambiental. Asimismo observaron que en la sangre de las personas que participaron en el estudio, los niveles del cortisol, conocido como la 'hormona del estrés' porque se libera en el torrente sanguíneo durante situaciones estresantes, eran más bajos en invierno que en verano.

También te puede interesar: ¿Tienes la nariz fría aún con calor? Es una señal de estrés

El cortisol ayuda a regular los niveles de azúcar, sal y fluidos del cuerpo; además de influir en la reducción de la inflamación y de ser esencial para mantener la salud en general. Los niveles de la 'hormona del estrés' suelen ser más altos por la mañana y disminuyen gradualmente durante el día, alcanzando los volúmenes más bajos en la noche para mantener patrones de sueño saludables.

La enfermedad, la falta de sueño y algunos medicamentos pueden afectar los niveles de cortisol más que las fluctuaciones diarias normales. Los resultados de este estudio contradicen los conceptos tradicionales de la agotadora carga física del invierno y la tranquilidad del verano, resaltan sus autores.

 Evita los golpes de calor

Durante la primavera, las personas que realizan algún deporte al aire libre deben tener mayores medidas de prevención para evitar golpes de calor, advirtió la directora de Medicina del Deporte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), María Cristina Rodríguez Gutiérrez.

Explicó que existe un riesgo al realizar actividad física bajo climas extremos, ya que puede ocasionar convulsiones, pérdida de la conciencia y afectaciones al sistema nervioso central, que en casos extremos provocaría daño cerebral, informa el portal de noticias López Dóriga.

Destacó que cuando un deportista llega a 40 grados de temperatura corporal por ejercicios físicos, es importante estabilizarse de manera inmediata, mediante el uso de compresas frías o incluso meterse en una tina con hielos.

Para no llegar a estos extremos, Rodríguez Gutiérrez recomendó realizar ejercicio antes de las nueve de la mañana o después de las cinco de la tarde, cuando la temperatura es más estable; además de que debe evitar realizarse en el mediodía por el daño que podría ocasionar a la piel.

Sugirió que es fundamental el uso de bloqueador solar, gorra y ropa ligera que ayude a la transpiración y a eliminar el sudor.

Los golpes de calor se producen cuando la temperatura del cuerpo aumenta en forma rápida y no puedes disminuirla, evento que puede poner en riesgo la vida al provocar daños al cerebro y a otros órganos vitales; y puede producirse a causa de realizar una actividad extenuante cuando hace calor.

Algunos síntomas pueden ser: fiebre de 40 grados; cambios en el estado mental o de comportamiento, como confusión, agitación o balbuceo; piel caliente y seca o sudoración excesiva; náuseas y vómitos; piel enrojecida; pulso acelerado; respiración rápida; dolor de cabeza; desmayo, que puede ser el primer signo en los adultos mayores, entre otros.