Agencia
ESTADOS UNIDOS.- Un niño de tres años ha fallecido este jueves después de pasar tres horas y media en el interior del autobús de su guardería, que estaba aparcado al sol, en el noroeste de Houston (Texas), según han informado las autoridades. 

Según la declaración de las autoridades del Condado de Harris, el personal de la guardería no se había dado cuenta de la ausencia del menor fallecido hasta que el padre llegó alrededor de las 6.30 p.m. al centro educativo para recogerlo. Pero el niño ya no respondía, publicó el portal Telemundo.

También te puede interesar: ¿Cómo evitar los males estomacales en temporada de calor?

Esa mañana 28 alumnos de la escuela habían salido a pasar el día al campo y regresaron sobre las 3 p.m. Desde esa hora, la camioneta estuvo estacionada al sol donde según agentes una temperatura de 113 grados Fahrenheit cuando ellos llegaron.

Los empleados de Discovering Me Academy buscaron al niño en las instalaciones de la guardería antes de darse cuenta de que había quedado atrapado en el calor dentro del autobús que permanecia en el estacionamiento trasero del plantel escolar, dijo Alan Rosen, inspector del precinto 1 del condado de Harris.

Rosen indicó que no está claro si el niño trató de salir del autobús antes de desmayarse. Los servicios de emergencias trataron de reanimar al pequeño pero murió poco tiempo después en un hospital. El conductor del autobús y un empleado de la guardería Discovering Me Academy han sido interrogado pero no se han presentado de momento cargos.

El caso será investigado por el Departamento de Policía de Houston. La Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Harris decidirá si presenta cargos criminales en este caso.

Los agentes del sheriff consideran que el niño se habría quedado dormido durante el trayecto de 12 minutos desde el parque, lo que lo hizo menos perceptible para los dos empleados cuando sacaron a los otros 28 niños del autobús.

Los agentes del sheriff detuvieron al conductor del autobús y al empleado que lo acompañó en el viaje para interrogarlos.

Ambos podrían enfrentar cargos criminales, dijo Rosen, aunque eso queda por determinar por los detectives y fiscales del Departamento de Policía de Houston con la Oficina del Procurador del condado de Harris.

Rosen culpó a los dos empleados por la muerte del niño. "Esto fue realmente una gran negligencia", que tuvo como resultado la muerte del menor, dijo.