Agencia
ESTADOS UNIDOS.- El gobierno de Estados Unidos podría prohibir un accesorio que permite que un rifle dispare cientos de balas por minuto, luego de una propuesta hecha por el presidente Donald Trump; además la Casa Blanca consideraría otras restricciones a las armas de fuego tras el tiroteo de la semana pasada en una escuela de Florida.

"Hace pocos momentos firmé un memorando que ordenaba al fiscal general proponer regulaciones para prohibir todos los aparatos que convierten armas legales en ametralladoras", dijo Trump durante un evento en la Casa Blanca, publicó el portal Expasión.

También te puede interesar: Cierra tienda que vendió fusil del tiroteo en Parkland

La medida no pasaría por el Congreso, donde un proyecto de ley para prohibir los aparatos conocidos como bump stocks ha permanecido estancado desde una masacre de octubre en Las Vegas en la que murieron 58 personas.

La decisión enfrenta a Trump con grupos poderosos que defienden el derecho a la propiedad de armas, como la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por su sigla en inglés), que se han opuesto a la prohibición.

"El apoyo a leyes más severas sobre el acceso a las armas creció 19 puntos en poco más de dos años"

El anuncio del mandatario se conoció poco después de que la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que el mandatario consideraría elevar la edad mínima para comprar un fusil de asalto, como el utilizado la semana pasada por un adolescente en un tiroteo que dejó 17 muertos en una escuela secundaria en Parkland, Florida.

La Casa Blanca dijo el lunes que Trump también apoya un proyecto de ley que fortalezca el sistema de verificación de antecedentes penales para la compra de armas.

Esas medidas no satisfacen las exigencias de los grupos que defienden un control más estricto de las armas, pero marcarían un giro para Trump, quien buscó el apoyo de los partidarios de la posesión de armamento durante su campaña presidencial del 2016 y ha flexibilizado las normas desde que asumió el poder.

Mayoría a favor

Dos tercios de los ciudadanos estadounidenses aprueban actualmente la adopción de leyes más severas de control de armas, según un sondeo difundido este martes, pocos días después del tiroteo en la escuela de Florida.

La tragedia de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas High School de Parkland el 14 de febrero, indignó a numerosos estadounidenses y motivó a estudiantes a lanzar campañas en favor de un mayor control en la tenencia de armas por ciudadanos particulares.

Según una encuesta de la Universidad de Quinnipiac realizada a nivel nacional, 66% de los estadounidenses son partidarios de leyes más severas, contra 31% que se pronunciaron en sentido contrario.

Es "el mayor nivel de apoyo" a medidas de este tipo registrado desde 2008, cuando comenzaron a realizarse sondeos al respecto.

La encuesta también encontró que un 50% de los propietarios de armas respaldan la adopción de una legislación más restrictiva, contra 40% que lo rechazan.

Aquellos que "piensen que los estadounidenses no se inmutan ante estos tiroteos masivos deberán cambiar de opinión", comentó el subdirector de encuestas de Quinnipiac Tim Malloy en un comunicado.

"El apoyo a leyes más severas sobre el acceso a las armas creció 19 puntos en poco más de dos años", añadió, refiriéndose a un sondeo de diciembre de 2015.

Por afinidades políticas, la encuesta señala que 86% de los demócratas son partidarios de una legislación más dura, contra 34% de los republicanos.