Agencia
Washington.- El gobierno del presidente Donald Trump derogó una prohibición federal de importar restos de elefantes africanos cazados por deporte.

El Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre (FWS por sus siglas en inglés) dijo el jueves en un comunicado que permitir la matanza de elefantes en Zimbabue y Zambia favorecerá la supervivencia de la especie, ya que el dinero que pagan los cazadores ricos por obtener los trofeos de caza puede ir a los programas de conservación.

La disposición anula una anterior del presidente Barack Obama y se aplica a los restos de elefantes africanos cazados entre enero de 2016 y diciembre de 2018.

También te puede interesar:Disparan a elefante por asesinar a 15 personas en la India

De acuerdo a la FWS, se tomó esta decisión por nueva información de las poblaciones de elefantes. Estiman que en Zimbabue hay 80 mil ejemplares de este animal, y el gobierno de este país permite la caza de 500 al año, cuyas tarifas se van a programas de conservación.

La caza como deporte, como parte de un programa sólido de gestión de vida salvaje, puede proporcionar beneficios a la conservación. Cuando el servicio anunció una suspensión provisional de la importación de trofeos de elefantes de Zimbabue el 4 de abril de 2014, basamos nuestra decisión en la información limitada disponible para nosotros… los hechos sobre el terreno han cambiado y mejorado’, dijeron en un boletín de prensa.

La agencia aprobará permisos para llevar restos de elefantes como trofeo de manera inmediata.

La decisión causó controversia, ya que, en 2015, un dentista mató de manera ilegal al león Cecil en Zimbabue y eso levantó la discusión internacional sobre si la caza deportiva debería permitirse.

Los elefantes todavía se consideran una especie amenazada, en especial por sus colmillos de marfil, que son uno de los objetos más preciados en el mercado negro y cuya venta se ha intentado detener desde hace varias décadas.