Agencia
Estado de México.- Dos menores ingirieron el raticida que una maestra dejó en una mesa de uno de los salones de la primaria Hermanos Serdán, en el barrio de Fundidores, en Chimalhuacán.

De acuerdo con Excélsior, Fernando y Leticia de 7 años, de segundo grado, ingirieron el veneno porque pensaron que se trataba de frituras.

"Los dos estudiantes de la escuela se encuentran actualmente estables, se mantienen en vigilancia en un hospital para darles seguimiento, en sus tiempos de coagulación para ver que no haya algún cambio en esto, que no presenten cuadros de sangrado que es lo que se podría esperar de la sustancia que ingirieron”, explicó el director del hospital General de Chimalhuacán, Hermann Gorg.

También te puede interesar:  Madre y abuelos envenenan a tres niños y a sí mismos

"Es probable que los menores sean dados de alta a la brevedad, ya que no presentan alteraciones en su estado de salud. Médicos y enfermeras se encuentran monitoreando a los infantes", añadió el doctor.

"Las autoridades de la escuela no nos dicen nada, yo me enteré por las noticias en internet, entonces es lo que me preocupa, como tal, (que) ellos no hayan salido a darnos una explicación de lo que pasa o de lo que va a pasar en el plantel, porque su silencio es lo que asusta, yo estoy preocupada por mis hijas”, añadió Nancy Robles, madre de familia.

La segunda regidora de Chimalhuacán y comisionada en materia educativa, María de los Ángeles Escalona, detalló que, por el momento, las clases en el grupo segundo A permanecen suspendidas, a fin de supervisar que no existan más residuos del veneno.

"El director de este plantel, Tomás Morales, mantiene estrecha comunicación con padres de familia y autoridades de la Subdirección Regional de Educación Básica Texcoco, quienes tienen conocimiento del caso”, indicó.

El gobierno municipal informó que se mantendrá al pendiente del peritaje del Ministerio Público estatal, a fin de garantizar entornos seguros para los alumnos.