Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- El avión es el medio de transporte más seguro. En 2016, por séptimo año consecutivo, el número de fallecidos en accidentes aéreos de vuelos regulares de compañías certificadas por Estados Unidos fue cero. Según los expertos, la probabilidad de morir en un accidente de avión es de una entre 11 millones.

Aun así, es posible que los viajeros más curiosos se sigan preguntando cuál es el lugar más seguro de un avión en caso de que haya un accidente. Resulta que la respuesta depende del tipo de accidente que se produzca sobre todo, con el reciente accidente que se registró en Durango con un avión de Aeroméxico, informa el portal The HuffPost México.

"Cada contratiempo o accidente es único", aclara Alison Duquette, portavoz de la Administración Federal de Aviación. El impacto puede ser producto de una caída en picado, de un aterrizaje en el agua o de una colisión en la pista de aterrizaje, por ejemplo. En conclusión, según Duquette, "no hay asiento seguro".

También te puede interesar: PGR investiga desplome de avión en Durango

Según ha comunicado un portavoz al HuffPost, la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de Estados Unidos (NTSB por sus siglas en inglés), no conserva estadísticas relacionadas con la posición de los asientos ni ha realizado algún estudio sobre los asientos más seguros de un avión. Sin embargo, sí lo han hecho dos importantes medios de comunicación.

Taza de supervivencia

(The HuffPost México)

En 2007, la revista Popular Mechanics analizó los datos que había recogido la NTSB de todos los accidentes que habían tenido lugar en vuelos comerciales de Estados Unidos desde 1971, en los que había habido tanto supervivientes como fallecidos. Su conclusión fue la siguiente:

Los pasajeros que se sientan cerca de la cola tienen aproximadamente un 40% más de probabilidades de sobrevivir en caso de accidente que aquellos que se sientan cerca de la cabeza.

Los pasajeros que se sentaban en los asientos de la parte de atrás del avión, los ubicados justo detrás de las alas, tenían un 69% de probabilidades de sobrevivir, mientras que los que se sentaban en la zona de las alas tenían un índice de supervivencia del 56%. Los pasajeros de los que están ubicados en la cabeza del avión —un 15% de los asientos totales— tenían un 49% de probabilidades de sobrevivir, según los analistas.

Taza de mortandad

Un segundo estudio realizado en 2015, para el que los investigadores de la revista Time analizaron datos de la Administración Federal de Aviación de 35 años, obtuvo unas conclusiones similares. El grupo de investigación redujo el análisis a 17 accidentes que se produjeron a partir de 1985 en los que hubo tanto fallecidos como supervivientes, y descubrió que los pasajeros que iban sentados en el tercio final del avión tenían menos probabilidades de morir (un 32%), que los que iban sentados a la altura de las alas (39%) o en la cabeza del avión (un 38%).

(The HuffPost México)

Los pasajeros que ocupaban los asientos más centrados de la parte trasera del avión eran los que mejor parados salían, con un índice de mortalidad del 28%.

Los asientos menos seguros son los ubicados en el segundo tercio de la cabina, con una tasa de mortalidad del 44%. Los investigadores de Time se dieron cuenta de que las circunstancias específicas de un accidente pueden restar relevancia a estas estadísticas, pero, en general, la parte trasera del avión es la más segura.

Por otro lado, en caso de accidente, también hay otras formas de aumentar las probabilidades de sobrevivir independientemente de dónde esté ubicado el asiento en el que se viaje: prestar atención a las advertencias de seguridad, saber el número de filas que hay hasta la salida más cercana y estar preparado para colocarse en posición fetal (lo más seguro es abrazarse las piernas manteniendo las plantas de los pies pegadas al suelo).