Agencia
ESTADOS UNIDOS.- El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, informó este viernes sobre el despido del subdirector del FBI, Andrew McCabe, fue despedido por una falta profesional, 24 horas antes de que pudiera acceder a sus beneficios completos de jubilación.

"He terminado el contrato de Andrew McCabe con efecto inmediato", ya que "hizo una revelación no autorizada a medios de comunicación y careció de franqueza, incluso bajo juramento, en múltiples ocasiones", dijo Sessions en un comunicado, informó Milenio.

También te puede interesar: ¡Siguen los cambios! Se va asesor de seguridad de Trump

Al respecto, McCabe aseguró que su despido es parte de la "guerra" del gobierno de Trump contra el FBI. 

La medida, que ya se esperaba, fue tomada por recomendación de funcionarios de disciplina del FBI; es la primera vez en la historia de esa institución que un subdirector es despedido.

Se prevé que un informe del inspector general concluya que McCabe no fue franco con la oficina de supervisión mientras revisaba la manera como la agencia manejó la investigación de los correos electrónicos de la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton.

La Oficina de Responsabilidad Profesional del FBI señaló que McCabe permitió en 2016 a un grupo de funcionarios del FBI que hablara con un grupo de periodistas sobre una investigación sobre posibles irregularidades en las donaciones que recibió la Fundación Clinton, de la que forma parte la demócrata Hillary Clinton, rival de Trump durante las elecciones de 2016.

La Oficina de Responsabilidad Profesional consideró que, durante el encuentro con la prensa, los agentes del FBI revelaron información confidencial sobre una investigación que estaba abierta y, por eso, ahora responsabilizan a McCabe, que autorizó ese tipo de conversación.

Aunque McCabe había renunciado en enero, seguía siendo empleado del organismo, por lo que su cese implica que perderá buena parte de los beneficios de su jubilación, que ya era este domingo.

La noticia sobre su posible despido había generado malestar entre sus allegados en el FBI, puesto que esa medida suele estar reservada a aquellos agentes que han cometido delitos de agresión, violencia doméstica o conducción bajo los efectos del alcohol.

McCabe fue la mano derecha del director James Comey, despedido por sorpresa en mayo de 2017 por el mandatario y con quien dirigió la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016 y los posibles lazos entre miembros de la campaña de Trump y el gobierno ruso.