Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.-  Desde que nació, los cuidadores de Baux Tox se dieron cuenta que la vida no sería muy fácil para el perro. El canino de raza labrador nació con una notoria deformación facial, la que obligó a sus ex dueños a regalarlo en lugar de venderlo como a todos sus hermanos.

De acuerdo con Vanguardia, esta notoria malformación, que hundió su cráneo y “juntó” sus ojos, fue la consecuencia de ser aplastado por su madre dentro del útero en una camada de 6 cachorros. A pesar que esto no afectó su personalidad e inteligencia, estas características “interiores” no fueron suficientes para poder vender al perrito, quien terminó en manos de un hombre en Texas, Estados Unidos. 

También te puede interesar: ¿Tienes un pug? Llévalo a esta 'fiesta' en Playa del Carmen

A los pocos días de su adopción, el nuevo dueño de Baux decidió que el perro viviría en el exterior de su casa porque espantaba a sus gatos. Ahí estaba la mayoría del tiempo atado, al sol y con escasa agua y comida, y así pasó cinco años.

Las consecuencias de esa vida fueron evidentes: desnutrición, parásitos internos y externos, enfermedades y una evidente tristeza. Durante ese tiempo muchas personas intentaron rescatarlo, hasta que un joven publicó su foto en Facebook para encontrarle un nuevo hogar de forma urgente. Fue ahí cuando Jamie Huilt lo conoció.

En el portal animalista The Dodo, la mujer cuenta que fue a la casa del hombre para llevarse al perro. “Su caja torácica sobresalía debajo de su pelaje rubio, el que prácticamente colgaba de su cuerpo demacrado. Estaba cubierto de pulgas y tenía los oídos infectados”, recuerda sobre la imagen que vio cuando llegó.

“Quería que tuviera estabilidad y un lugar que reconociera como su hogar. En realidad, solo quería que fuera un perro”, expresa Jamie, quien se lo llevó para ayudarlo.

Para ello, la mujer llevó a Baux Tox al médico veterinario Jay Rydberg, quien determinó que el perro tenía un 50 por ciento de posibilidades de morir y que necesitaba un tratamiento intensivo. Incluso indicó que padecía Dirofilaria immitis, un parásito que daña los órganos.

Actualmente, el perro mantiene una vida feliz, muy alejada de los maltratos que sufrió durante sus primeros años de vida. “Hoy está lleno de vitalidad y nos da mucho cariño. Es muy hiperactivo y alegre como un cachorro“, contó al portal.

Esta alegría la demuestran las fotos de Baux, quien luce sano, feliz y nutrido.