Agencias
ESTADOS UNIDOS.- Una ex militar ha hecho historia dentro de uno de los deportes más peligrosos del mundo, la MMA. Se trata de Kal Schwartz y la 'golpiza' que le dio a su contrincante dentro de la Invicta FC 28, ese encuentro se ha vuelto en uno de los más sangrientos en la historia de ese deporte. 

También te puede interesar: Mayweather Jr propone salvar la pelea de ‘Canelo’ y Golovkin

De acuerdo con el portal El Debate, Kal Schwartz, peleadora apodada la "Miss América", acaparó la atención de todos los amantes a este deporte luego de protagonizar una de las palizas más sangrientas en la historia de las Artes Marciales Mixtas, en donde su víctima fue Kay Hansen en el Invicta FC 28.

 Sin duda alguna, dicha pelea se robó las miradas de propios y extraños por la manera de terminar, ya que muy pocas veces se ha visto tanta violencia en dicho deporte, el más claro ejemplo, se puede observar la forma en la que terminó el rostro de Kay Hansen tras recibir la tremenda golpiza por parte de Kal Schwartz. 

El nocaut

Cuando se estaban dando las acciones, la estadounidense Kal Schwartz, se fue con todo ante su rival y sin tener piedad conectó cualquier cantidad de fuertes golpes sobre la humanidad de Hansen, razón por la cual el combate tuvo que ser detenido por el tercero en la superficie, pues la ceja de la derrotada se abrió a tal grado de terminar bañada en sangre.

Kay Hansen por consecuencia de los fuertes goles conectados por la "Miss América", tuvo que ser llevada al hospital donde permaneció bajo observación todo esto para descartar alguna lesión que pudiera poner en riesgo su vida y por ende su carrera, pero para su fortuna no pasó a mayores.

Basta señalar que   apenas afrontó su segundo combate como profesional dentro de los octágonos, sin embargo, tiene un gran récord como peleadora amateur en donde ganó 60 peleas y no sufrió ningún solo descalabro.

 Asimismo cabe resaltar que la joven de 27 años de edad, tiene un pasado como Marine de los Estados Unidos, razón por la cual su estilo de pelea se ve reflejado dentro del octágono, pues cada vez busca devorar a su rivales.