Agencia
España.- Amaia Montero, la ex cantante de La Oreja de Van Gogh, no comenzó de la mejor manera la gira de su cuarto álbum solista, "Nacidos para creer".

La reconocida artista española se presentó el fin de semana pasado en Cantabria, España, y las repercusiones que tuvo su show en las redes sociales fueron muy negativas, informa el portal Infobae.

También te puede interesar: Ariana Grande se compromete, tras 12 días de relación

En un video se oberva cómo la cantante acusó a sus músicos en medio del recital de estar tocando en otro tono. La artista, que grabó su último disco en Londres, se dirigió a su público en español y a sus músicos en inglés.

"¡Esto es un desastre, chicos! Están tocando en otro tono, ¿no?", le preguntó Montero al público, interrumpiendo un tema. "No soy yo… Voy a aprovechar para presentar a mi súper banda, que son maravillosos pero debido a la agenda no hemos podido ensayar demasiado", explicó la cantante.

Luego siguió con el show, aunque se la notaba un tanto incómoda y recibió el abucheo y la desaprobación del público.

En las redes sociales muchos se expresaron con diferentes teorías respecto a qué fue lo que le pasó. Algunos sugirieron que simplemente fue una mala noche, acompañada por problemas técnicos, aunque otros se refirieron a ciertos problemas de Montero con el alcohol.

Tras estos hechos, la ex vocalista de La Oreja de Van Gogh, se disculpó con aquellos que se decepcionaron. “Lo siento de verdad. Lo de que haya problemas técnicos en un concierto es lo más habitual del mundo, sobretodo en el primero, cuando no estamos rodados. Pero en estos momentos no sé bien qué decir porque tengo más ganas de llorar que otra cosa. Desde luego, el que me ha querido hacer daño, lo ha conseguido. Simplemente, darles la enhorabuena”, dijo.

 “En un primer concierto hay muchas cosas que hay que ajustar. Yo tenía problemas de sonido. No me escuchaba. Esto me hizo, evidentemente, desafinar. Pero de ahí a escuchar las cosas que he escuchado, tanto de mí como de mi persona estos días, duele mucho”, reconoce a La Vanguardia.