Agencias
WASHINGTON, Estados Unidos.- La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos ha asegurado que las normas del internet abierto, en funcionamiento desde 2015, cesarán el próximo 11 de junio. En diciembre, se aprobó la retirada de las medidas de Obama. Sólo los tribunales o una ley pueden impedir que esta iniciativa salga adelante.

De acuerdo con información de Reuters y el portal Kippel, la próxima semana, el Senado de Estados Unidos votará si aprueba o no la derogación de las normas de neutralidad de la red. Actualmente, el movimiento que va en contra de la FCC cuenta con el respaldo de 47 demócratas y dos independientes, así como la senadora republicana Susan Collins, indica Reuters.

También te puede interesar: Apuesta Facebook por 'limpiar' web de videos ilegales

Los demócratas, por su parte, sostienen que este asunto será clave de cara a las elecciones parlamentarias del próximo noviembre, especialmente entre los votantes más jóvenes.Los defensores de la neutralidad de la red creen que ganará con una votación de 50 a 49. Sin embargo, esta legislación encontraría mayores dificultades para ser apoyada en la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos. El último paso sería el presidente Donald Trump, de quien se espera que la vete.

¿Qué significa el fin de la neutralidad?

Con la aplicación de la nueva iniciativa, compañías como Comcast, AT&T o Verizon podrán negociar con diferentes portales para ofrecer paquetes de servicios de internet o bloquear a otras empresas que compitan con sus ofertas. En ese sentido, el fin de la neutralidad de la red beneficia a los grandes grupos de telecomunicaciones y perjudica a empresas digitales como Facebook y Alphabet, de Google.

Podrían incluso llegar a exigir a las grandes tecnológicas una tarifa especial por acaparar una parte de la banda ancha por el uso masivo de datos que realizan. La regulación impulsada anteriormente por la administración de Obama en 2015 buscaba evitar la discriminación o el bloqueo al acceso a páginas web.

¿Afectará a México?

Aunque no hay una postura oficial, la medida sí tendría consecuencias en nuestro país, por ejemplo, aumento de precios en los servicios de internet en México, pues muchas de las plataformas y proveedores del servicio, pertenecen a empresas radicadas en Estados Unidos.