Agencia
MADRID.- Esta mañana se dio a conocer que la selección española sí acudirá al Mundial de Rusia tras ganarse ese derecho sobre el campo.

Los argumentos del Gobierno español, representado por el ministro Íñigo Méndez de Vigo y el presidente del CSD, José Ramón Lete, sobre que no ha habido injerencias en el proceso electoral de la Federación Española de Fútbol, convencieron a la secretaria general de la FIFA, Famat Moura, informa el portal El País.

En la reunión celebrada en Madrid en la mañana de este lunes, se abordó la amenaza de exclusión de todas las competiciones internacionales que recaía sobre el fútbol español tras la carta que Juan Luis Larrea, presidente en funciones de la Federación Española de Fútbol (FEF), envió al organismo internacional.

También te puede interesar: Argentina va contra Italia y España rumbo a Rusia 2018

La postura del Gobierno fue la de defender todas sus decisiones (suspensión de Ángel María Villar e intento de repetición de las elecciones), amparado en las actuaciones de la justicia a raíz de la Operación Soule. El tono del encuentro, al que también asistieron Larrea y la secretaria general federativa Esther Gascón, fue cordial. Ni a la FIFA, ni al Gobierno, ni a la Federación les interesaba una confrontación.

Una vez confirmada la presencia de España, el futuro de la Federación pasa por la convocatoria de elecciones tras la destitución de Ángel María Villar, el 22 de diciembre.

La duda está en saber si el Consejo de Estado ordena la repetición de todo el proceso electoral para formar una nueva asamblea que elija presidente, o si se mantendrá la actual, en la que siete presidentes de territoriales están imputados en la Operación Soule. Al no haberlos suspendidos aún el CSD, podrían votar en los próximos comicios.

Acusaciones 

La Operación Soule, que está en manos del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, incluye a Villar como investigado por los presuntos delitos de administración desleal, apropiación indebida y/o estafa, falsedad documental y corrupción entre particulares.

El caso provocó que la Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes (CSD), suspendiera a Villar temporalmente durante un año de la presidencia de la RFEF, cuando el juez ordenó, el pasado 20 de julio, su ingreso en prisión provisional, de la que salió previo pago de fianza de 300 mil  euros el 1 de agosto.

Posteriormente el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) resolvió su destitución el 22 de diciembre, informa El Mundo.