SAO PAULO, Brasil.- El festejo del Día de las Madres se convirtió en un hecho violento en una localidad de Brasil, pues un sujeto amenazó con un arma de fuego a un grupo de mamás y alumnos que esperaban afuera del colegio para celebrar su día.

Un video que se ha compartido en redes sociales muestra el momento del frustrado asalto, cuando el sujeto a media calle alzó un arma de fuego y les apuntó. Las mamás asustadas intentaron huir del lugar y salvaguardar la vida de sus hijos.

También te puede interesar: Alemania celebró 'Día del Padre' en 10 de mayo

Entre ellos se encontraba una mamá policía, quien al ver a todos en peligro, sacó su arma y disparó contra el agresor.

Los hechos ocurrieron la mañana de este sábado en un colegio particular llamado Ferreira Master en la ciudad brasileña de Suzano.

Este episodio fue captado en un video. En la grabación se puede observar como las madres de familia junto a sus hijos esperaban la apertura de las puertas de la escuela.  La mujer policía que se encontraba con ellas, sacó su arma y le disparó tres veces dejándolo sin vida, de inmediato tomó el arma del agresor para evitar que intentara hacer daño a la gente que se encontraba en el lugar.

El asaltante, de 21 años, que portaba un revólver calibre 38 y que llegó a hacer dos disparos antes de ser tiroteado, fue llevado con vida a un hospital vecino pero no resistió a las heridas y murió en el centro médico.

De acuerdo con medios locales, se informó que la mujer pertenece al Cuarto Batallón de Acciones Especiales de la Policía de Sao Paulo.

Brasil es el país donde se mata a más gente, de acuerdo con información de Sputniknews. Son 61 mil 238 los homicidios que se cometieron en el país del carnaval en 2016, según el Foro de Seguridad Pública. Se trata de una cifra superior a las de las naciones en guerra, como Siria (33 mil425), Afganistán (3 mil 438) o Irak (13 mil187). 

El antropólogo y consultor de Policía y Seguridad Pública, Robson Rodrigues, explicó que, a pesar de la gravedad de la situación, es erróneo catalogar la violencia en Brasil como si fuera una guerra civil. No existe "un componente ideológico" en el conflicto brasileño como lo sería, por ejemplo, intentar derribar a un Gobierno.