Agencias
SAO PAULO, Brasil.- Un hombre irrumpió en una fiesta familiar de Año Nuevo en el Estado de San Pablo para matar a su ex esposa, su hijo y a varios parientes más. Luego se suicidó, según publicó el sitio web de clarin.com

El crimen ocurrió poco antes de la medianoche en un barrio de la zona Norte de la ciudad de Campinas, a unos 100 km de la ciudad de San Pablo.

Las 12 personas que murieron eran de la misma familia y festejaban el Año Nuevo en su casa cuando fueron sorprendidas por los tiros, según fuentes del lugar. Además, otras tres personas resultaron heridas y están siendo atendidas en diferentes hospitales de la zona.

El hombre, de 46 años, mató a su ex mujer, a su hijo de ocho años y a otros 10 familiares que estaban en el lugar. Luego, inmediatamente, se quitó la vida.

La Secretaría de Seguridad del Estado de Sao Paulo le confirmó a la agencia AFP que estaba reuniendo informaciones para hacer una declaración pública. La Policía tampoco se pronunció oficialmente de momento.

Según algunas versiones publicadas en diferentes portales de noticias, el agresor y su mujer estaban en proceso de separación, algo que el hombre no aceptaba.

La violencia contra las mujeres es un problema habitual en Brasil. 

En 2015, el gobierno endureció las penas para casos de homicidio de mujeres o niñas en los que el género jugó un papel. 

En ese momento, las autoridades explicaron que 15 mujeres eran asesinadas diariamente en el país, a menudo víctimas de violencia doméstica.

El dato

En Sao Paulo, el estado más poblado de Brasil con más de 44 millones de habitantes, los homicidios disminuyeron un 8 por ciento en 2016.

La Secretaría de Seguridad Pública registró 3.313 homicidios entre enero y fines de noviembre de 2016, frente a tres mil 605 en el mismo período de 2015.