Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Ford dio a conocer un plan para recortar costos e impulsar sus márgenes de ganancias a un ritmo más rápido que el anunciado previamente, lo que incluye dejar de producir los modelos sedán tradicionales en América del Norte.

La segunda automotriz más grande de Estados Unidos dijo que ahora planea recortar 25 mil 500 millones de dólares en costos para el 2022, en lugar de los 14 mil millones de dólares que anunció a los inversores el otoño pasado, publicó Milenio.

También te puede interesar: Uber anuncia alianzas estratégicas con agencias de coches

Ford dijo que espera alcanzar un margen de ganancia antes de impuestos de un 8 por ciento en todo el mundo y de un 10 por ciento en América del Norte para el 2020, dos años antes del plazo fijado inicialmente para el 2022.

La compañía afirmó que los sedán se han vuelto cada vez más impopulares entre los consumidores, que se inclinan más por los vehículos utilitarios deportivos, los crossovers y camionetas pickup.

Ford "no invertirá en las próximas generaciones de sedanes tradicionales Ford para América del Norte", lo que incluye los modelos Fusion y Taurus, dijo la compañía.

En marzo, ejecutivos de Ford dieron a conocer ambiciosos planes para cambiar la cartera de productos del fabricante desde autos de pasajeros a utilitarios deportivos, agregar más vehículos eléctricos, además de reducir los costos de desarrollo y fabricación.

Ford reportó un alza de sus ganancias netas porque un crecimiento de un 7 por ciento de las ventas y una menor tasa de impuestos compensaron un alza de sus costos, especialmente los de materias primas.

Ford reportó una utilidad neta de 740 millones de dólares en el primer trimestre, un crecimiento mayor al esperado.