Agencia
Irak.-Un nuevo crimen perpetrado por el Estado Islámico (ISIS), fue descubierto ayer durante la avanzada de las tropas iraquíes hacia Mosul, en el norte de Irak.

Una fosa común con 100 cadáveres decapitados, fue hallada por soldados de Irak en la ciudad de Hammam Alil, 20 kilómetros al sur del bastión del yihadismo, informa el portal El Mundo.

También te puede interesar: Revelan amenaza de ISIS contra el hijo de los Duques de Cambridge

Los milicianos kurdos Peshmerga, lanzaron en tanto un nuevo ataque para reconquistar la ciudad de Bashiqa, 13 kilómetros al nordeste de Mosul, mientras los aviones de la coalición internacional liderada por Washington atacaron las posiciones del Estado Islámico en Raqqa, en apoyo de la ofensiva lanzada el domingo por las fuerzas kurdas hacia la "capital" del Estado Islámico en Siria.

La de Raqqa, sin embargo, se preanuncia como una avanzada lenta y difícil, quizás más compleja que la de Mosul, donde las fuerzas leales llegaron a la extrema periferia este de la ciudad, pero se toparon con muchas dificultades para dirigirse hacia el centro a causa de los kamikaze, las trampas explosivas dejadas por los yihadistas en retirada y los peligros para los civiles.

En tanto, catorce personas murieron y 43 resultaron heridas en nuevos ataques ocurridos ayer en Bagdad y que parecen llevar la firma del Estado Islámico.

El equipo de información sobre la guerra del ejército, precisó que la fosa común descubierta ayer fue excavada en el campus del instituto universitario agrario de Hamma Alil.

Investigaciones están en curso para identificar a las víctimas, probablemente ejecutadas, como ocurrió hace dos años cuando el Estado Islámico ocupó Mosul y otros vastos territorios del norte de Irak.