Agencias
CUBA.- La naturaleza nunca deja de sorprendernos, en esta ocasión ese dicho no está fuera de lugar. Habitantes de una provincia cubana están impactados debido al nacimiento de un cerdito que nació con dos cuerpos y una cabeza; aún no hay explicación para el suceso.

El curioso nacimiento, recogido por el diario provincial Guerrillero, tuvo lugar el pasado miércoles en casa del guarda nocturno Caridad Pelier, quien también se dedica a la cría porcina.

También te puede interesar: ¿Se cumplen las profecías? Moscos invaden Rusia (videos)

"La vida lo sorprendió, y no solo a él, sino a todas las personas que admiraron de cerca el suceso. El nacimiento de 12 cerditos acaparó la atención de la casa (...). Pero uno causó sorpresa en Caridad, quien nunca imaginó ser testigo de un caso tan extraño", reseña el periódico.

Foto: Mundo TKM.

De acuerdo con el portal Milenio Noticias, en la camada, uno de los animales mostraba una cabeza y dos cuerpos, según se observa en fotografías publicadas por el diario en las que se aprecia también el cordón umbilical.

El extraño ejemplar tiene una sola cabeza, dos pares de patas delanteras que sobresalen del pecho, otras dos en la espalda y en la mitad del tórax el cuerpo se bifurca en dos cuartos traseros con sus correspondientes pares de patas.

La única explicación que encuentra el propietario de los animales es que el fallo genético se deba a que "el cerdo que montó a la lechona era el padre de la misma", añade el diario.

Esta no es la primera curiosidad porcina que se da en esa misma provincia en los últimos meses.

Foto: Mundo TKM.

En agosto del año pasado, una cerda parió en un pueblo de Pinar del Río una camada de diez lechones de los que uno, a diferencia de sus hermanos, era de color pardo y tenía un rostro con facciones que se asemejaban mucho a las de un mono, según podía verse en las fotos y videos publicados entonces en medios estatales.

El lechón, del que no ha vuelto a haber noticia, tenía una protuberante mandíbula, dos orificios nasales que en nada se parecían a los que caracterizan a su especie y sobre los ojos, muy juntos, mostraba una suerte de montículo protuberante que recordaba los de los simios.

Foto: Milenio Noticias.