Agencia
ESPAÑA.- Los pasajeros de uno de los vuelos de la empresa Transavia Airlines no aguantaron y presionaron para que el piloto aterrizara de emergencia. El Boeing 737 de la compañía holandesa partió desde Gran Canaria (España) a la ciudad de Ámsterdam (Países Bajos) y tuvo que realizar un aterrizaje forzoso en la ciudad de Faro (Portugal), y no precisamente por una falla mecánica ni condiciones climáticas adversas. La peculiar razón se volvió viral: el mal olor de uno de sus pasajeros.

El desagradable olor del hombre hizo que otros pasajeros vomitaran y hasta empezaran a desmayarse después del despegue del avión en el aeropuerto de Schiphol, en los Países Bajos, informó Mirror.

También te puede interesar: ¡Vaya broma! Alerta de bomba en avión deja 11 lesionados

Los testigos dijeron que el hombre "apestaba como si no se hubiera bañado durante semanas". "La gente vomitaba, cayó enferma (...) El hedor era gigantesco. El hombre olía fatal. Desde que llegó al pasillo, la gente comenzó a gritar y se puso a buscar pañuelos para tapar las nariz", dijo uno de los pasajeros.

Las quejas no tardaron en llegar a la tripulación y el evidente malestar obligó a que el pasajero en cuestión pasara al sector trasero de la aeronave. Sin embargo, fue una solución momentánea e ineficaz.

Según declaró Piet Van Haut, uno de los pasajeros, al diario holandés 'De Telegraaf', "los pasajeros de las últimas seis filas huyeron hacia la parte de delante. La tripulación sacó botes de perfume para rociar el avión, pero el horrible olor no desaparecía". Tal era la desesperación que el comisario de abordo lo mandó a encerrarse en el baño."Escuché a alguien decir que el hedor era peor que el de un cadáver que se había estado descomponiendo durante un mes. Era una situación insostenible", relató.

La situación se volvió incontrolable y el comandante del vuelo tomó la decisión de aterrizar en el Faro de Portugal, bajar a la persona que causó el revuelo y, posteriormente, continuar el recorrido.

Curiosamente, no se trata del primer incidente similar en un vuelo de Transavia Airlines este año, según señaló RT. En febrero, un avión de la misma compañía, en vuelo de Dubai a Ámsterdam, se vio obligado a hacer un aterrizaje de emergencia después de que un pasajero tuviera un ataque de flatulencia.