Agencias
PARÍS, Francia.- En un hecho insólito, la Asamblea Nacional de Francia aprobó la propuesta del diputado Jean Baptiste Moreau, sobre prohibir las denominaciones cárnicas o de origen animal para referirse a alimentos que en realidad contienen elementos mayoritariamente vegetales.

En concreto, el legislador, que pertenece al partido “La Republique En Marche”, el mismo del presidente Macron; apuntó que los sustitutos de carne que se utilizan en productos vegetarianos o "jamón de tofu" no venden lo que prometen, así que deben abstenerse de usar términos como "pollo vegano", informa Clarín.

Chorizo de seitán, salchichas de soja, hamburguesas de tofu… cada vez es más fácil encontrar en los supermercados productos vegetales que imitan preparaciones de origen animal, una práctica que no agrada a los productores cárnicos. Pero son nombres que podrían tener sus días contados.

También te puede interesar: Mcdonald's lanza una hamburguesa vegana

"Es importante luchar contra reclamos falsos: nuestros productos deben ser designados correctamente. Palabras como queso o filete quedarán reservados para productos de origen animal", expresó Baptiste Moreau. Y aclaró que aquellos que se brinquen las normativas podrían recibir multas de hasta 300 mil euros, alrededor de 6 millones 810 mil pesos mexicanos.

Por otro lado, Wendy Higgins, de la “Humane Society International”, considero vergonzoso que en lugar de que se acepte la comida vegana o vegetariana, Francia adopte medidas y posicionamientos que caen en la paranoia defensiva.

“Sin embargo, esto no detendrá el aumento de la compasión en los comensales, porque los deliciosos, nutritivos y eco-amigables beneficios de la alimentación, persistirán, no importa cómo se les llame a los productos”, afirmó.

En 2016, Francia se convirtió en el primer país del mundo en prohibir a los supermercados que tiren o destruyan la comida que queda sin vender, obligándolos, en cambio, a donarla a organizaciones de caridad y bancos de alimentos.