Agencia
SAN PETERSBURGO, Rusia.- El amor por los gatos y el futbol dio pie a que se lleve a cabo un maratón artístico en una de las ciudades sedes del Mundial Rusia 2018.

También te puede interesar: Giovani dos Santos se juega su pase al Mundial

San Petersburgo, que es famosa, entre muchas cosas, por sus museos y es que esta ciudad tiene una gran cantidad de galerías de arte tanto como gatos que pernoctan en cada museo, en cada techo de hogar.

Este amor por estos felinos llevó a RT a contar la historia de estos mininos en torno a los preparativos de la Copa del Mundo en Rusia.

Y es que a pocos días del Mundial, la mascota Sabi, tiene una gran competencia, pues los gatos y el futbol son lo más preciado por los que habitan San Petersburgo, una ciudad artística y cultural.

De este amor por estas mascotas surgió el maratón  “Mi Amor es el Fútbol y el gato”.

Consistirá en pintar 33 figuras de felinos futbolistas que se expondrán en las calles de esta ciudad como parte de la representación de las 32 selecciones que jugarán el próximo verano y una más, en honor al gato oráculo de esta copa del mundo, “Aquiles” un gato blanco que relevará al pulpo Paul del mundial de Sudáfrica de 2010.

Aquiles pesa actualmente 4.7 kilos y hará sus predicciones eligiendo entre varios bowls de comida claramente identificados. 'Es sordo de nacimiento, lo que explica su nivel de intuición'

Pero vayamos un poco más atrás en la historia, tan solo en uno de los museos más importantes el Hermitage, aproximadamente  70 gatos habitan este recinto. Lo han hecho por siglos, sus antepasados fueron introducidos en el lugar por Pedro el Grande en el siglo XVII, cuando el Zar lo convirtió en su Palacio de Invierno.