Agencia
MAINE, Estados Unidos.- El expresidente estadounidense George H.W. Bush, aficionado a los calcetines llamativos, dio una sorpresa a su sucesor en la Casa Blanca, el demócrata Bill Clinton, que le visitó en su residencia de veraneo en Maine (costa noreste). Al margen de la política, ambos mantienen una buena relación y en más de una ocasión Clinton ha visitado al patriarca de los Bush, que a sus 94 años está delicado de salud. En su último encuentro, Bush hizo un guiño a su amigo con unos calcetines azules con el retrato de Clinton. Y así quedó inmortalizado.

De acuerdo con información de El Mundo, en sus cuentas de redes sociales, ambos han compartido la fotografía de su reunión. Bush sentado en su silla de ruedas y Clinton mirando a la cámara sonriente señalando los calcetines con su rostro estampado.

También te puede interesar: Clinton afirma que no se disculpará por el caso Lewinsky

En su mensaje Bush hizo referencia a la nueva faceta de su amigo como escritor. Clinton, que ya había publicado sus memorias, se lanzó a la ficción con una novela de suspense ambientada en la Casa Blanca. The president is missing (El presidente está desaparecido) salió a la venta el 4 de junio y ha sido escrito a cuatro manos con la ayuda del maestro del género James Patterson.

“Ir a Maine y pasar tiempo contigo es uno de mis momentos favoritos del año. Me alegro de verte”, respondió Clinton (1993-2000). El tema de los calcetines es una broma recurrente entre ambos. El año pasado el demócrata le llevó de regalo unos de color verde intenso, como mostró en otra fotografía en la que revelaba algunos de los temas tratados.

El mandatario ha sido hospitalizado en varias ocasiones en los últimos años con diversas patologías. El pasado abril sufrió la pérdida de su esposa Bárbara, su compañera durante 70 años.