Agencia
SHANGHÁI.- La supermodelo Gigi Hadid anunció el viernes que no participará en el desfile de Victoria's Secret previsto para la semana que viene en Shanghái, unos meses después de que internautas chinos la acusaran de comportamiento racista.

"Estoy muy triste de no poder ir a China este año. Adoro a mi familia de Victoria's Secret, y estaré con todas mis chicas en espíritu!", escribió Hadid en un post en su cuenta de Twitter, informa Milenio.

La inesperada salida de la modelo llega meses después de que un video de Hadid desencadenara un aluvión de críticas en los medios sociales chinos. En la grabación se veía a Hadid achinando los ojos, un gesto que parecía ser una referencia a un estereotipo sobre los rasgos faciales asiáticos.

También te puede interesar:  ¡Gal Gadot lo logró! Productor acusado de acoso deja Wonder Woman

Hadid respondió disculpándose en septiembre en la popular plataforma china de microblogs Weibo, similar a Twitter.

"He aprendido a tener mucho cuidado en cómo pueden verse o mostrarse mis acciones y confío en que acepten mi disculpa", indicó el mensaje.

En un primer momento no estaba claro si Hadid había visto rechazada su visa. Cuando se preguntó sobre el tema en una sesión informativa rutinaria, un portavoz del Ministerio chino de Exteriores dijo que no tenía información clara sobre la cuestión.

Cancelan la actuación de Katy Perry

Ya se acerca la fecha en la que uno de los desfiles más esperados del año da inicio y como cada año tienen miles de sorpresas que seguro nos dejarán con la boca abierta. Una de ellas iba a ser que Katy Perry saliera a cantar al escenario. Recientemente confirmaron que esto no será posible y tendrá que ser reemplazada por el británico Harry Styles, ya que Katy no logró conseguir la visa para poder entrar a Shanghái, donde se llevará acabo el evento este año, informa Quién. 

The New York Post confirmó la noticia de la cantante estadounidense. Una de las razones por las que le negaron la visa pudo haber sido que en 2015 la cantante ofreció un concierto en la ciudad de Taipéi –capital de Taiwán- y para la ocasión llevó un vestido con girasoles, la flor que simboliza las ganas de independencia por una buena parte de la población.