Agencia
GUATEMALA.- La canciller de Guatemala, Sandra Jovel, dijo hoy que este miércoles viajará a Estados Unidos para reunirse con grupos defensores de los derechos de los migrantes, en momentos en que el gobierno estadounidense aplica una política de separación de familias de indocumentados detenidos.

También te pude interesar: Empresarios y famosos critican a Trump por romper familiar migrantes

La llamada política “tolerancia cero” del gobierno de Estados Unidos en materia migratoria, que implica arrebatar a los menores de sus familias y abrir proceso de deportación a los adultos, ha merecido la condena de diversos países y de Naciones Unidas.

Según la cancillería guatemalteca, en el último mes al menos 465 niños guatemaltecos han sido separados de sus padres tras ingresar sin documentos migratorios a Estados Unidos.

El anuncio del viaje de la canciller de Guatemala a Estados Unidos coincidió con la destitución del vocero presidencial, Heinz Hiemann, confirmada esta tarde, luego que la víspera dijo que el gobierno del presidente Jimmy Morales respetaba la política exterior del gobierno del presidente estadunidense Donald Trump.

"Somos respetuosos de la política exterior en temas migratorios” de Estados Unidos, declaró Hiemann, cuya destitución fue confirmada este martes.

De acuerdo con información de Notimex, una migrante guatemalteca indocumentada interpuso una demanda contra el gobierno del presidente estadunidense Donald Trump, en la que acusa a funcionarios federales de arrebatarle a su hijo por la fuerza como castigo por venir a Estados Unidos en busca de asilo.

En la demanda presentada ante la Corte Federal para el Distrito de Columbia, en Washington, la guatemalteca Beata Mariana de Jesús Mejía Mejía describe cómo fue conducida a una celda con su hijo, de siete años, tras su arresto por agentes de la Patrulla Fronteriza el pasado 19 de mayo, cerca de San Luis, Arizona.

 Según una copia de la demanda, reportada primero por el diario ingles The Daily Mail, la mujer de 39 años dijo a los agentes que escapaba de la violencia en Guatemala y amenazas de muerte de su propio esposo contra ella y su hijo.

 Dos días después de ser detenida, agentes con uniformes verdes le dijeron que necesitaban llevarse a su hijo, sin darle razones, indica la demanda.

 El niño estaba "gritando y llorando" mientras los agentes se lo llevaban, a pesar de que Mejía les dijo que no lo hicieran y exigió una explicación, agrega la querella.

 Mejía dijo que la llevaron a un centro de detención en Eloy, Arizona, y fue liberada el 15 de junio bajo fianza después de pasar una entrevista que mostraba un "temor creíble" de ser herida si regresaba a su país de origen.

 La demanda señala que la mujer, quien ahora reside en Austin, Texas, dijo que sólo habló con su hijo una vez por teléfono mientras estaba detenida en el centro de detención de Eloy, y que el niño le decía "mamá, mamá, mamá" con voz angustiada una y otra vez.

 Más de cuatro semanas después de su separación, Mejía contó que no se le dijo el paradero exacto de su hijo, sólo que está detenido en un refugio para niños migrantes en algún lugar de Phoenix, Arizona.

 La demanda afirma que el gobierno de Trump violó los derechos constitucionales del debido proceso constitucional de la mujer guatemalteca para buscar asilo, al separarla de su hijo sin un "propósito legítimo".

“Las declaraciones vertidas por el señor Hiemann respecto a la situación migratoria en la frontera sur de Estados Unidos, no representan la postura del presidente Jimmy Morales”, destacó un breve comunicado de la Secretaría de Comunicación de la presidencia guatemalteca.

Hiemann fue nombrado vocero presidencial el 14 de enero de 2016 cuando asumió el mandatario Morales.