Agencia
CHILPANCINGO, Guerrero.- El gobierno de Guerrero demolerá este fin de semana 32 viviendas mal construidas por una empresa que contrató la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), tras las afectaciones causadas por las tormentas “Ingrid” y “Manuel”, en septiembre del 2013, informó el Diario 17 de Guerrero.

También te puede interesar: Así se vivió la marcha del orgullo gay en CDMX

Dichas viviendas nunca fueron ocupadas por sus beneficiarios debido a que, desde un principio, presentaban fracturas y hundimientos en las paredes, techos y pisos.

El Fraccionamiento “Nuevo Mirador" se construyó en beneficio de más de mil familias damnificadas de esta capital que fueron afectadas por "Ingrid" y "Manuel" en aquellas fechas. Sin embargo, fueron construidas alrededor de 800 viviendas, cuyos moradores no cuentan con el servicio de agua y tampoco les han entregado las escrituras de propiedad.

"Nos prometieron una casa, pero nos dieron departamentos que fueron ensamblados y que en su mayoría tienen cuarteaduras y hay goteras", afirmó Eduardo Mundo García, uno de los habitantes del fraccionamiento.

Alma Aurora Jiménez Arias, encargada de despacho de la delegación estatal de la Sedatu, informó que se interpuso una denuncia ante la PGR en contra de la empresa que construyó estas casas mal hechas y que serán demolidas.

Indicó que debido a que la denuncia sigue en proceso, ellos no pueden esperar a que un juez resuelva que la empresa pague los daños; fue por eso que junto con la Comisión de Infraestructura Carretera y Aeroportuaria del Estado de Guerrero (CICAEG) se realizarán los trabajos de demolición de 32 casas deshabitadas.

Según la funcionaria federal, estas viviendas fueron afectadas debido a que en el subsuelo existe una falla geológica, por lo que se determinó derribarlas.

Indicó que en este espacio ya no habrá ninguna reconstrucción de viviendas, sino un parque recreativo y jardines.