Agencias
MOSCÚ, Rusia.- Un informe del Banco Central de Rusia (TsB), difundido ayer, sostiene que el año pasado, un banco ruso fue objeto de un ataque por parte de hackers, que sustrajeron más de 4 millones de dólares. Según la información, que difundió el diario español ABC, fue el primer ataque realizado con éxito contra un banco ruso a través del SWIFT, el sistema de transferencias utilizado por los bancos a nivel mundial.

De ello se supo el pasado mes de diciembre, pero el TsB no ha desvelado de qué banco se trata exactamente. La portavoz de SWIFT, Natasha de Terán, por su parte, ha afirmado que la compañía no hace comentarios sobre entidades específicas.

También te puede interesar: ¿Cómo roban los hackers tu identidad en Facebook?

Creen que fue el Globex Bank el que sufrió el hurto de fondos. 

El diario económico ruso Védomosti cree que fue el Globex Bank el que sufrió el hurto de fondos, pero su director, Valeri Ovsiánnikov, declaró hoy a la agencia RIA-Nóvosti que «fuimos objeto de un intento de ataque, pero los depósitos de nuestros clientes no se vieron afectados». Según Ovsiánnikov, los hackers lograron apoderarse de 56,5 millones de rublos (807.000 euros) «pero conseguimos bloquear la mayor parte de esa suma y ha podido ser devuelta».

SWIFT advirtió el año pasado que lo robos digitales se están incrementando debido a las sofisticadas técnicas y herramientas que emplean los hackers. En estos ataques ya penetraron a través de SWIFT en la Reserva Federal estadounidense y en el Banco Central de Bangladesh, en donde se apoderaron de 81 millones de dólares.

La compañía Group-IB, especializada en seguridad contra delitos cibernéticos, ha declarado que el grupo de hackers autor del ataque se llama Cobalt, al que el vicegobernador del Banco Central de Rusia, Dmitri Skóbelkin, responsabiliza de 11 ataques durante todo 2017 empleando el virus Cobalt Strike, la mayor parte bloqueados. Skóbelkin, sin embargo alertó el martes durante el Foro de los Urales «Seguridad en la esfera financiera», que sí consiguieron robar ese año mil millones de rublos de las tarjetas de crédito de particulares.