Agencia
BRASIL.- El Instituto Boto Cinza, una organización no gubernamental brasileña orientada a la preservación de los delfines, informó a través de su página de Facebook que en menos de tres semanas se registró un grave aumento de los casos de delfines grises muertos en las costas de la bahía de Sepetiba, en el estado de Río de Janeiro.

"Una gran pérdida para la preservación de la especie en el estado de Río de Janeiro". 

De acuerdo con información del portal de noticias RT, conocido en Brasil como 'tucuxi', el delfín gris, que habita la cuenca del Amazonas y distintos estuarios de la costa atlántica y centroamericana, es hoy el cetáceo con mayor riesgo de extinción en el país sudamericano, según alertaron los ecologistas.

Solo en los últimos 18 días se encontraron 88 delfines grises muertos, una cifra alarmante si se tiene en cuenta que, según afirma el instituto, esto equivale a un 10% de los 800 ejemplares que se calcula viven en la bahía de Sepetiba.

También te puede interesar: Encuentran tiburones muertos en el Golfo Pérsico

"Una gran pérdida para la preservación de la especie en el estado de Río de Janeiro y en el mundo, ya que este era el lugar con la mayor población de delfines grises del mundo", lamenta en su publicación el grupo ambientalista.

Desde la organización proponen la creación de un refugio marino en la bahía de Sepetiba para proteger y preservar a los delfines grises que sobrevivan a lo que consideran que pueda tratarse de una "posible enfermedad".

Desde fines del año pasado, la ONG trabaja junto con veterinarios para determinar el origen de este fenómeno a través de realizar autopsias a los especímenes hallados muertos.

Los delfines vivos avistados durante los últimos días parecen débiles y sus crías exhiben lastimaduras en la piel. No obstante, el instituto aún no ha podido establecer con exactitud cuál puede ser la causa de estas muertes.