Agencia
ISRAEL.- El judoka israelí Tal Flicker obtuvo la medalla de oro en el Grand Slam de Judo en Abu Dhabi, pero se enfrentó a la negativa de Emiratos Árabes de reproducir el himno hebreo cuando el triunfador subió al podio.

Flicker venció a Nijay Shikhalizadeh de Azerbaiyán ganando el primer premio en la división de 66 kilogramos, semanas después de que obtuvo la medalla de bronce en el Campeonato Mundial de Judo en Budapest en agosto.

También te puede interesar: ¡Otra más! Mujer dice que Bush padre la acosó

De acuerdo con El Diario, la delegación israelí en Abu Dhabi se encontró en una tormenta de controversia después de que la nación árabe se negó a permitirles usar la bandera israelí durante la competencia, forzándolos a competir bajo la bandera de la Federación Internacional de Judo (FIJ) en lugar de la de Israel.

Emiratos Árabes también se negó a tocar el himno nacional israelí después de la victoria de Tal Flicker. La Federación Internacional de Judo envió esete miércoles una carta al presidente de la Federación de Judo de Emiratos Arabes Unidos, Mohamed Bin Thalub, y exigió que “todas las delegaciones, incluida la delegación israelí, reciban un trato absolutamente igual en todos los aspectos, sin excepción”.

“Los Estatutos de la FIJ estipulan claramente que la FIJ no discriminará por motivos de raza, religión, género u opinión política” … “De acuerdo con estos principios, que son vinculantes para todo el Movimiento Olímpico, incluido, por supuesto, la FIJ y todas las federaciones nacionales y otras entidades involucradas en la organización de cualquier evento deportivo de judo, no puede haber discriminación de ningún tipo en ningún evento organizado o supervisado por el IJF, incluido, por supuesto, el Grand Slam de Abu Dhabi”, decía la misiva.

La delegación israelí también quedó varada en el aeropuerto Ben-Gurion después de que el país anfitrión se negó a permitirles volar a través de Turquía. Los 12 judokas israelíes debían recibir sus visas a los Emiratos Árabes Unidos en Estambul y llegar a la competencia el lunes. El equipo tuvo que viajar a Amman para recibir las visas.

Durante la premiación, y mientras el himno de la Federación Internacional de Judo resonaba y su bandera se izaba, Flicker cantó a capela el Hatikva.