Agencia
BOSTON.- La candidata afroamericana Ayanna Pressley sorprendió al liderazgo demócrata en Estados Unidos tras salir ganadora en la elección primaria del partido a un congresista que se mantuvo como legislador por el estado de Massachusetts durante 10 periodos.

De acuerdo a Notimex; compitiendo con una plataforma claramente progresista, Pressley logró la noche del martes derrotar a Michal Capuano, un legislador con amplia experiencia y quien había recaudado el doble de recursos de campaña.

Pressley, sin rival republicano en las elecciones generales, se perfila para ser la primera mujer afroamericana en la historia en representar a Massachusetts en la Cámara de Representantes, en un distrito alguna vez liderado por John F. Kennedy.

También te puede interesar: Jefe de gabinete de Trump lo llama 'desquiciado'

El triunfo histórico de la candidata se convierte en la segunda gran sorpresa en este ciclo electoral para el liderazgo demócrata, seguida de la victoria de la socialista latina Alexandria Ocasio-Cortez en un distrito de la ciudad de Nueva York.

Pressley al igual que Ocasio-Cortez, también prometió impulsar la abolición de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de Estados Unidos, así como difundir los servicios de salud a toda la población en el país.

La derrota de un encumbrado legislador envía un nuevo mensaje a los líderes del partido de que una renovación generacional e ideológica está en camino, representada por mujeres y por minorías que compiten en plataformas ubicadas a la izquierda de la plataforma demócrata tradicional.

La elección primaria histórica de Massachusetts recuerda el triunfo de Andrew Gillum, un político afroamericano quien la semana pasada ganó en una sorpresiva victoria para convertirse en el candidato demócrata a gobernador de Florida.

“Parece que el cambio está en camino”, afirmó la candidata en una celebración tras el anuncio de su victoria. Su lema de campaña, de hecho, fue “El cambio no puede esperar”.

En su discurso de agradecimiento, Pressley criticó al presidente Trump, pero de manera más general a un sistema económico que ha profundizado las diferencias en Estados Unidos y, en particular, en el séptimo distrito que ella representará.

“Mientras que nuestro presidente es un racista, misógino y con la empatía en quiebra, las condiciones que han convertido al séptimo distrito en uno de los más desiguales de Estados Unidos se consolidó con políticas de mucho tiempo atrás”, enfatizó Pressley.