Agencias
INGLATERRA.- Un hombre de origen hispano llamado Carlos, se llevó la sorpresa de su vida luego e animarse a jugar por primera vez la lotería. En su primer intento se llevó una fortuna, fue acreedor de 400 mil dólares. 

También te puede interesar: Él sólo quería tomar café y terminó ganando la lotería

De acuerdo con el portal El Debate, el adulto nunca imaginó que su suerte cambiaría de un día para otro. Nunca había jugado a la lotería pero se animó a comprar un boleto luego de observar a sus amigos comprando.

El hispano, residente de Newton y dueño de su propia empresa había viajado a Durham para realizar unos trabajos, y después de culminar su jornada laboral él y sus amigos se dirigieron a una tienda donde compraron los boletos de lotería. 

“Miré el boleto y pensé: ‘¡Suerte!’”, indicó el hombre. 

“Después del trabajo, pasamos por la tienda, nunca antes había jugado a la lotería, pero mis amigos estaban comprando algunos boletos, así que decidí comprar uno también. No pensé nada de eso. Solo lo guardé en mi billetera”, dijo Carlos recordando el momento en que compró el afortunado boleto de tan solo cinco dólares, citó Nclottery.com. 

Fue hasta dos días después que Carlos decidió raspó el boleto que había comprado en cinco dólares, y su sorpresa fue descubrir que era ganador de 400,000 dólares. 

Carlos reclamó su premio en la sede de la lotería en Raleigh, y después de pagar los impuestos se llevó a casa 282,005 dólares.

Otro hecho: sujeto gana la lotería... ¡dos veces en una semana!

Un hombre de 44 años, cuya identidad se desconoce, ganó el premio máximo de la lotería australiana dos veces en una sola semana, informa este lunes The Daily Telegraph.

El pasado 7 de mayo este vecino de una localidad cercana a Sídney tuvo la fortuna de recibir el premio principal de la Monday Lotto: un millón de dólares australianos (unos 755 mil dólares estadounidenses) y cinco días después descubrió que, tras haber participado también en la lotería del sábado, se había llevado 1,4 millones más (alrededor de un millón de dólares estadounidenses).

El afortunado acumula 2,4 millones de dólares del país de Oceanía (unos 1,8 millones de dólares de EE.UU.).