Agencias
PERÚ.- La familia de un joven que prefirieron dejarlo en el anonimato, se han convertido en los héroes que ayudaron a salvar tres vidas luego de la muerte de su hijo. Tomaron la decisión de donar los órganos de su muchacho para regalar vida a otras personas que lo necesitaban. 

De acuerdo con el portal El Debate, los médicos encargados de finiquitar el milagro radican en Hospital III Base Puno- EsSalud. Los órganos escogidos fueron el hígado y los riñones.

 También te puede interesar: Aparecen 11 nuevos casos de ébola, el Congo lo confirma

La coordinación médica corrió por parte de los doctores del Ministerio de Salud (MINSA), Hospital III Base Puno- EsSalud y galenos de la Gerencia de Procura y Trasplante de Essalud del Hospital Guillermo Almenara.

De este último hospital, arribaron a Puno un grupo de médicos en horas de la madrugada para la operación que demoró tres horas. Los órganos fueron retirados en perfecto estado, luego fueron llevados de urgencia a Lima para que sean trasplantados a tres pacientes. 

Los galenos de la Gerencia de Procura y Trasplante expresaron su gratitud a la familia del donante. 

“Debemos reconocer el acto solidario y sin fines de lucro de la familia del donante que permitió devolver la vida a pacientes que se encontraban recibiendo tratamiento de Diálisis", dijo el doctor Vidmard Mengoa Herrera. El galeno refirió que en el Perú hay tres donantes por cada millón de habitantes.

Otro hecho: la acusan de negligencia: decapita a un bebé

Una doctora esta acusada de cometer una negligencia médica. La especialista decapitó accidentalmente a un bebé dentro del útero de su madre durante el parto.

El lamentablemente hecho ocurrió en Dundee (Escocia), cuando la doctora decidió no realizarle a la madre una cesárea, y optó por realizar un parto vaginal.

De acuerdo con el portal de noticias El Debate, el pequeño era prematuro. Pesé a que su madre no había dilatado más de 3 centímetros, la experta decidió realizarle un parto vaginal. Pidiéndole a la paciente que la ayudara a empujar al bebé mientras ella practicaba una técnica en que se aplicaba la tracción en las piernas, indicó el diario The Independent.

Tras la mala práctica, la cabecita del bebé se desprendió de la otra parte del cuerpo. La cabeza quedó inmóvil dentro del útero de su madre.