Agencia
FRANCIA.-Durante una conferencia de prensa el domingo en el avión que lo llevaba de Irlanda a Roma, el Papa Francisco recomendó el uso de la psiquiatría cuando los padres noten tendencias homosexuales en sus hijos.

“Cuando se manifiesta en la infancia, hay muchas cosas que la psiquiatría puede hacer, para ver cómo son las cosas. Es otra cosa cuando se manifiesta después de veinte años”, dijo el Papa Francisco respecto a la homosexualidad.

De acuerdo con El Debate, un periodista preguntó al pontífice qué diría a los padres que ven la orientación homosexual de sus hijos.

Yo les diría primero que rezaran, no que condenaran, que dialogaran, que comprendieran, que dieran un lugar al hijo o a la hija, respondió el Papa.

También te puede interesar: Libros de secundaria abordarán la homosexualidad y homofobia

Las declaraciones del papa crearon controversia entre las comunidades homosexuales del mundo entero, particularmente en Francia.

“Estas declaraciones son una muy mala señal para los jóvenes. La religión y la medicina, especialmente la psiquiatría, son los dos grandes enemigos histórico”Joël Deumier, presidente de SOS Homophobia, un organismo de derechos homosexuales en Francia.

A su regreso de Irlanda, después de una visita dominada por el abuso de la pedofilia en el clero, el Papa Francisco causó problemas al responder el domingo a un periodista que le preguntaba qué diría a los padres al observar las orientaciones homosexuales de su hijo.

Las declaraciones del Papa Francisco, considerado como progresista, son un cambio notable en la postura del papa quien desde el comienzo de su pontificado había mostrado signos de apertura hacia los homosexuales, incluso para los sacerdotes gay.

“La homosexualidad no es una enfermedad, la homofobia lo es”, dice Clémence Zamora-Cruz, portavoz de Inter-LGBT, quien recuerda antiguas prácticas médicas de “curar” la homosexualidad como “lobotomías o electroshocks”.

La mayoría de los activistas LGBT entrevistados por las AFP ven esto como un petardo, mientras que la Iglesia está actualmente sacudida por nuevos escándalos de pedofilia.

“Desearía que el Papa Francisco no utilizara a los homosexuales para dejar de hablar de sacerdotes pedófilos”, comentó Catherine Michaud, presidenta de GayLib, un movimiento LGBT de centro-derecha.

En 2013, el Papa mostró una apertura sin precedentes hacia los homosexuales con su famosa fórmula “¿quién soy yo para juzgar? “Sin cuestionar la doctrina de la Iglesia de que la homosexualidad es un acto “desordenado”.