Agencia
Tennessee.- Por comer muchos Cheetos y Takis picosos, una adolescente de 17 años originaria de Memphis, Tennessee, tuvo que ser operada de emergencia para extraerle la vesícula biliar, reportaron medios locales.

Rene Craighead, mamá de la chica hospitalizada, contó que su hija acostumbraba comer cuatro bolsas a la semana de Cheetos Flaming Hot y Hot Takis –los niveles más picosos de ambas botanas- y que se los permitía comer porque quería hacerla feliz.

También te puede interesar: Así es como la comida chatarra evita que te concentres

“Cada vez que salía me pedía que le trajera una bolsa. Quiero hacerla feliz, así que se los llevaba. Había veces que hasta se los llevaba a la escuela”, dijo Rene a la estación WREG.

“Cada vez que salía me pedía que le trajera una bolsa. Quiero hacerla feliz, así que se los llevaba. Había veces que hasta se los llevaba a la escuela”

Pero el exceso de botanas pronto se tradujo en dolores de estómago que terminaron por hospitalizar a la chica que también lleva el nombre de Rene.

De acuerdo con su madre, los doctores relacionaron la afección de la joven con la ingesta excesiva de botanas irritantes.

“Una dieta alta en grasas y comida frita puede hacer que la vesícula se irrite”, le explicaron los doctores a Rene en un video que publicó en Facebook en el cual se ve a la madre de la joven hospitalizada culpando las botas del problema que presentó su hija.