Agencia
WASHINGTON.- El número de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos descendió en 2016 a menos de 10.8 millones de personas, el nivel más bajo desde 2003.

Lo anterior, según un informe publicado este viernes por el Centro de Estudios de Migración (CMS, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con excelsior.com, el CMS, que ha documentado desde hace años la presencia de población indocumentada en el país, mostró en informes anteriores el rápido crecimiento registrado en la década de 1990, mientras que en lo que va de siglo 21 las tasas han caído de manera considerable.

También te puede interesar: Detienen a tratantes de personas con casi 200 indocumentados

Así, el crecimiento medio anual de la población indocumentada cayó del 15 por ciento en la década de 1990 a aproximadamente el 4 por ciento entre 2000 a 2010.

El estudio publicado también muestra cómo el número de residentes indocumentados procedentes de México disminuyó en casi un millón de personas entre 2010 y 2016, y que la población indocumentada de casi todos los países emisores de inmigrantes ha disminuido desde 2010.

Entre 2010 y 2016, cinco de los principales países emisores tuvieron una gran disminución en su cuota de inmigrantes en situación ilegal en EU.

El informe mostró una reducción del 47 por ciento de los inmigrantes indocumentados de Polonia; una del 40 por ciento de los originarios de Perú; un 31 por ciento menos de los provenientes de Ecuador; un 29 por ciento menos de Colombia y un 27 por ciento menos de Corea del Sur.

En ese mismo período, seis de los 10 estados con mayor población indocumentada experimentaron una reducción de más del 10 por ciento en su presencia: Illinois (-20 por ciento), Carolina del Norte (-16 por ciento), California (-13 por ciento), Nueva York (-13 por ciento), Arizona (-12 por ciento) y Georgia (-11 por ciento).

El único estado en recibir más inmigrantes sin papeles fue Texas, donde aumentaron en un 2 por ciento, según estos datos.

El informe recuerda que este cambio en la tendencia de los inmigrantes indocumentados ocurrió en un período de varios años de debate sobre la posible ley para legalizar a los jóvenes indocumentados conocidos como "dreamers", así como una reforma migratoria que definiera un camino para la mayoría de los inmigrantes sin papeles, que nunca llegó a buen término.

“Los hallazgos del CMS proporcionan una muestra más del cambio histórico en la población indocumentada en Estados Unidos", dijo en el informe Donald Kerwin, director ejecutivo del CMS.

“Este cambio socava la supuesta necesidad de gastos masivos en un muro en toda la frontera (con México). Muestra que la población indocumentada ha estado disminuyendo durante un tiempo, y que la retórica de la Administración de una frontera fuera de control no es solo exagerada, si no, simplemente incorrecta", agregó.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, centró su campaña electoral y sus primeros meses en la Casa Blanca en endurecer la política migratoria del país alegando un incremento sustancial de la criminalidad a causa de los inmigrantes, además de argumentar que su presencia quitaba empleos a los propios estadounidenses.

Entre sus principales promesas electorales destacó la construcción de un muro en la frontera mexicana para evitar la entrada de inmigrantes de manera ilegal, el cual, según expresó, va a ser pagado por los propios mexicanos.