Agencia
MÉXICO.- ¿Tienes una conexión a Internet WiFi débil? Hay varias cosas que puedes hacer para mejorarla, aunque si el problema consiste en que estás conectándote a una red cuyo punto emisor -más conocido como router- está demasiado lejos, hay un dispositivo que sin duda te ayudará: una antena WiFi USB, esto indica el portal ComputerHoy en su sitio web.

Se trata de un periférico que conectas al puerto USB de tu ordenador y hacer de "embudo" para las redes WiFi cercanas. En algunos casos pueden llegar a captar redes que están a cientos de metros de distancia. En la práctica, una antena WiFi USB funciona como un repetidor pero a la inversa: en lugar de enviar la señal más lejos, "atrae" las ondas hacia un mismo punto convergente.

También te puede interesar: ¿Quieres probar la Realidad Virtual? Mira esta oferta de Sony

¿Para qué sirve una antena WiFi?

Además de para lo que hemos mencionado anteriormente, hay un par de casos concretos en los que tener una buena antena puede ser toda una bendición.

El primero de ellos es si vives cerca de una zona en la que hay WiFi público gratis. Cerca pero no lo suficientemente cerca como para conectarte con garantías a la red inalámbrica. ¿Qué hacer? Sin duda buscar la mejor antena WiFi posible e instalarla en tu ordenador. Así podrás tener Internet gratis sin ningún tipo de problemas.

El segundo caso tiene que ver con los drivers y las tarjetas de red de algunos ordenadores. Puede que si utilizas Linux no consigas conectarte al WiFi o tengas algunos problemas. Es porque quizás los drivers para tu tarjeta de red -la encargada de gestionar tus conexiones inalámbricas- no funcionan del todo bien.

En estos casos es mejor invertir un poco de dinero en una antena WiFi USB barata, aunque no sea la mejor de todas. Te servirá para conectarte a Internet con ciertas garantías.

¿Cuál es la mejor antena WiFi para cada caso?

Las antenas se dividen básicamente en dos tipos: unidireccionales y omnidireccionales. Las primeras son ideales si entre tu PC y el emisor de señal no hay obstáculos y hay conexión directa. Las segundas son más "todoterreno" y te ayudarán a conectarte a redes WiFi cercanas estén donde estén.

Habitualmente las unidireccionales se suelen colocar en exteriores para conectarse a una red concreta y cuyo origen se conoce, aunque las más comunes y vendidas son las omnidireccionales. Son pequeñas antenas que se conectan al USB y que sirven para captar redes que están a unas pocas decenas de metros.

En otros casos ni siquiera tienen antena como tal, sino que adoptan la forma de un adaptador USB, algo parecido a un pendrive. También sirven para captar redes cercanas, aunque con menor alcance, algo más de andar por casa.

(ComputerHoy)