Agencia 
San Luís Potosí, San Luís Potosí.- El inventor mexicano, Christian Peñaloza acaba de cerrar un trato con la Universidad de Osaka, la segunda más importante de Japón.

De acuerdo con El Pulso Diario de San Luis, el mexicano declaró lo siguiente:

"La Universidad nos compró la idea", dijo emocionado, ya que antes su proyecto fue rechazado 5 veces en México pero hoy su empresa, Mirai Innovation exporta su invento al otro lado del mundo.

También te puede interesar: Las formas de protegerte de llamadas desconocidas

Christian hizo un doctorado en Japón y lleva dos años perfeccionando AURA, un dispositivo que procesa las señales del cerebro, músculos y corazón y los convierte en acciones concretas. 

"Empezamos a colaborar con un investigador de la UNAM que está desarrollando una prótesis de mano con nuestro software para que las personas al pensar puedan moverla", señaló.

Su sistema puede utilizarse en varias industrias en rehabilitación médica para que los pacientes puedan controlar una prótesis o una silla de ruedas con la mente. También con AURA los usuarios podrían jugar videojuegos sin necesidad de usar un control, solo usando sus pensamientos.

En Europa esta tecnología cuesta entre 15 y 16 mil dólares (300 mil pesos) pero el mexicano consiguió bajar los precios para el mercado mexicano: "logramos reducirlos a 3 mil 500 dólares (65 mil pesos). Así es más accesible para centros de investigación y universidades".

El invento luce como una caja con varios cables: éstos son electrodos que van conectados a una gorra o en los músculos para detectar las señales cerebrales y los impulsos musculares. La información se manda a una computadora donde se puede ver la actividad del cerebro o del cuerpo.

La idea salió a la luz gracias a que Christian a un fondo de investigación en Japón: "la investigación fue similar a la que propuse en el Conacyt donde me la rechazon pero aquí si me la aceptaron. Me dieron 100 mil dólares ."