Agencia
ESTADOS UNIDOS.- Existe un refrán que dice más o menos así: “La desgracia de unos es la felicidad de otros”. Pues ahora México podría verse considerablemente beneficiado de la guerra de aranceles que desde hace varias semanas han mantenido China y Estados Unidos porque según reporta Bloomberg, las hostilidades financieras han hecho que los fabricantes del iPhone y otros gadgets de alto impacto se estén preparando para mudarse a nuestro país.

De acuerdo con el reporte del portal financiero estadounidense, varios de la fábricas que proveen con componentes a las marcas líderes de tecnología, incluyendo el iPhone de Apple, están preparándose para mudar sus manufacturas a otros países fuera de China, principalmente Europa oriental, el Suroeste asiático y México.

“Hemos lanzado un mecanismo para reducir nuestros riesgos actuales derivados de las disputas comerciales”, dijo Liao Syh-Jang, máximo ejecutivo del fabricante de iPhone Pegatron. En el corto plazo, podría agregar capacidad en la República Checa, México y en el país. A más largo plazo, la compañía podría instalar una planta en India o en el sudeste de Asia, agregó el director financiero, Charles Lin, indicó el portal de noticias UnoCero.

También te puede interesar: ¿Airbnb para perros? ¡Existe! Y está disponible en México

Y es que mientras las tensiones entre las dos superpotencias del mundo, China y Estados Unidos, siguen creciendo y expertos estiman que podrían durar por largo tiempo, los ejecutivos de las empresas fabricantes de componentes han detectado que los altos aranceles impuestos por ambos países han vueltos insostenibles sus operaciones, por lo que requieren opciones para fabricar sus productos.

México es reconocido internacionalmente como fuente de mano de obra barata y es sede de enormes manufacturas de autos y productos tecnológicos como electrodomésticos. Su posición estratégica como vecino de Estados Unidos lo vuelve un codiciado destino para empresas manufactureras.

“Será importante para las empresas taiwanesas diversificar su producción, ya que las disputas comerciales entre Estados Unidos y China no desaparecerán pronto”, explicó para Bloomberg Wu Chung-shu, presidente del Instituto de Investigación Económica Chung-Hua de Taipéi.

Otros que se preparan para dar el salto incluyen a Inventec, un importante proveedor de Apple, así como a Quanta y Compal. Los últimos dos, que fabrican computadoras portátiles para la mayoría de las principales marcas del mundo, dijeron que pueden agregar capacidad en instalaciones existentes fuera de Chinas cuando sea necesario.