Agencia
ESTADOS UNIDOS.- Apple lanzará el próximo mes de septiembre, previsiblemente, tres nuevos modelos de iPhone. Según lo que hemos podido conocer este viernes, si las estimaciones de la compañía son las correctas, al menos uno de ellos será un éxito de ventas que hará palidecer a los otros dos.

Así lo revela The Wall Street Journal, que asegura que la empresa con sede en Cupertino experimentará un nuevo salto en el número de ventas este año gracias a la introducción de un iPhone con un diseño muy atractivo y un precio que se diferenciaría a la baja de los otros dos modelos, que estarán enfocados al sector más exigente. Tal y como ya hemos comentado en estos últimos meses, Apple prepara un tridente de nuevos terminales cuya principal diferencia será la pantalla LCD del modelo más económico frente a los paneles OLED de los restantes.

Esto será lo que permita a la tecnológica establecer un menor precio de venta para este dispositivo, del que prevé que sume, al menos, tantas ventas como los otros dos modelos juntos. Unas estimaciones que tienen cierta lógica si se tiene en cuenta que el modelo más barato podría comenzar en un precio de 700 u 800 dólares, frente a los $1.000 o $1.100 de los dos más premium.

Ejecutivos de la industria con conocimiento directo de los planes de producción han dicho que Apple inicialmente quería aproximadamente la misma producción de los dos tipos de pantallas. Ahora, dicen, Apple planea fabricar más del modelo LCD, anticipando que los consumidores se inclinarán por el modelo más barato.

También te puede interesar: ¿Nostalgia? Volverán a vender iPhone 3GS en Corea del Sur

Similitudes y diferencias más allá de la pantalla

(Foto: Contexto/Internet)

Las disparidades entre la línea de mejores características y el iPhone de precio más bajo no se limitan de manera exclusiva al tipo de panel que montarán, sino que, a pesar de que todos ofrecerán un aspecto similar en su exterior –con el notch o ceja coronando el frontal–, también existirán diferencias en las dimensiones de los terminales. De esta forma, el modelo con pantalla LCD se extendería hasta las 6,1 pulgadas, mintiendo las 5,8" en la renovación del actual iPhone X y presentando un nuevo dispositivo "Plus" de 6,5 pulgadas para aquellos que prefieran una pantalla más grande.

De igual manera, se espera que el iPhone más barato cuente con una cámara peor (quizá sin doble lente) y un cuerpo de aluminio en lugar de acero y cristal. Es de suponer también que en la parte inferior presente una pequeña franja no útilque reste algo de espacio de pantalla, en lugar de disponer del panel extendido completamente hasta la base del dispositivo como encontramos en el iPhone X. La razón de esto radicaría en el novedoso método implantado por Apple en la generación actual, donde el OLED se curva sobre sí mismo para eliminar un espacio dedicado a las conexiones en dicha zona del teléfono.