Agencia
Tel Aviv y Washington.- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, volvió a criticar ayer la presencia de Irán en su vecino Siria y alertó de un eventual enfrentamiento: “No queremos una confrontación, pero si tiene que haberla, cuanto antes mejor”.

“Estamos decididos a frenar la agresión iraní en sus comienzos, aunque eso implique una lucha”, dijo Netanyahu al inicio de la reunión semanal del gabinete. “No queremos una escalada, pero estamos preparados para cualquier escenario posible”.

Los informativos israelíes abrieron anoche con la alerta de un posible “inminente ataque iraní con misiles” contra el norte de Israel, en represalia a los bombardeos contra bases sirias y de Irán que se atribuyen al país. Los medios, entre ellos el Canal 10 de noticias, aseguran que los servicios de inteligencia y militares “identificaron movimientos iraníes” en Siria para llevar a cabo la represalia, informó Milenio.

También te puede interesar:Fuerzas de Defensa de Israel acaban con dos palestinos

El plan consistiría en usar a una milicia chiita local para lanzar una salva de misiles de precisión guiados hacia objetivos militares del ejército en el norte de país. “Israel ha identificado recientemente con seguridad preparativos iraníes para disparar hacia el norte”, dijo el Canal 10 y añadió: “No estamos en el umbral de una guerra con Irán, pero Irán está muy decidido a llevar a cabo un ataque”, citando fuentes de la Defensa no identificadas.

El diario Haaretz indicó que Israel ha detectado una implicación inusual de la milicia libanesa pro iraní Hizbulá en las preparaciones de Irán para la represalia que prometieron después de que la base militar T-4 fuera atacada el 9 de abril, matando al menos a siete miembros de la Guardia Revolucionaria iraní que estaban allí como asesores.

Netanyahu cree que Teherán, a través de la milicia libanesa Hizbolá, que apoya al presidente sirio Bashar Asad, intenta establecer un nuevo frente en Siria contra Israel. El país persa lo niega y alega que está en Siria a petición de Damasco.

El premier israelí visitará al presidente ruso Vladímir Putin en Moscú el miércoles, poco antes de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decida este viernes sobre una eventual retirada del acuerdo nuclear con Irán. El acuerdo fue firmado en julio de 2015 por los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EU, Gran Bretaña, Francia, Rusia, China) más Alemania e Irán.

El presidente iraní, Hasan Rohani, advirtió ayer a Trump que “si Estados Unidos abandona el acuerdo nuclear, verán pronto que lo lamentarán como nunca en la historia”, dijo durante un discurso en Sabzevar (noroeste) difundido por la televisión iraní.

Mientras, el dominical británico The Observer reveló que el equipo de Trump contrató a una agencia privada de inteligencia israelí para orquestar una campaña para desacreditar a Ben Rhodes, asesor de seguridad nacional de Barack Obama, y Colin Kahl, otro asistente del ex mandatario demócrata, que negociaron el acuerdo nuclear iraní.