Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- El pasado domingo, varios líderes de la Iglesia en Jerusalén cerraron la basílica del Santo Sepulcro en protesta por una nueva política fiscal de Israel y por un proyecto de ley de expropiación de tierras que definieron como un "ataque sistemático y sin precedentes contra los cristianos en Tierra Santa".

De acuerdo a la agencia Reuters, los líderes de las iglesias católica, griega ortodoxa y armenia dijeron que el santo lugar, una parada popular para los creyentes y donde muchos cristianos piensan que Jesús fue crucificado y enterrado, seguiría cerrado hasta que haya novedades.

También te puede interesar: Explosión en Inglaterra deja seis heridos graves (Video)

El domingo un comité del gabinete de Israel tiene previsto abordar un proyecto de ley que permitiría al Estado expropiar tierras en Jerusalén vendidas por las iglesias a empresas inmobiliarias privadas en los últimos años.

El objetivo declarado del proyecto de ley es proteger a los propietarios contra la posibilidad de que compañías privadas no extiendan sus arrendamientos. Las iglesias, principales propietarias de tierras en la ciudad, dicen que la ley les haría más difícil encontrar compradores para sus terrenos.

"Este aborrecible proyecto de ley (...) si es aprobado, haría posible la expropiación de las tierras de las iglesias", dijo el comunicado de Theophilos III, patriarca de Jerusalén, Francesco Patton, Custodio de Tierra Santa, y Nourhan Manougian, patriarca armenio de Jerusalén.

Además, el Ayuntamiento de Jerusalén ha cancelado una exención de impuestos otorgada a las propiedades comerciales propiedad de la iglesia en la ciudad y ha comenzado a demandar pagos atrasados de las iglesias.

"Esto nos recuerda todas las leyes de naturaleza similar que se promulgaron contra los judíos en los períodos oscuros en Europa", dijeron los líderes eclesiásticos.

El alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, dijo en Twitter que no era lógico esperar que las propiedades comerciales de la iglesia, incluidos hoteles y negocios minoristas, continuaran disfrutando de una exención de impuestos.

"Permítanme dejarlo claro: no estamos hablando sobre lugares de culto, que todavía estarán exentos de impuestos a la propiedad, de acuerdo con la ley", escribió.