Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- En la exótica isla italiana Cerdeña, hay un pueblo, Ollolai, en el que los últimos 50 años su población ha decrecido notablemente: de 2,500 habitantes ha pasado a 1,300. Los viejos se hicieron viejos y no tuvieron hijos y así casas y casas hechas de piedra fueron quedando deshabitadas sin que nadie cuidara de ellas.

Eso, sin embargo, está a punto de cambiar radicalmente de acuerdo con Univisión. El alcalde de Ollolai ha decidido lanzar una campaña mundial: ha ofrecido a la venta casas por el valor de 1 euro, que resultan ser más o menos 1,25 dólares, con la condición de que se invierta 25,000 dólares en remodelarla en el periodo de 3 años, periodo después del cual las casas se pueden vender.

También te puede interesar: Infonavit sigue manejando los precios del 2017

La estrategia en realidad busca que este no se convierta en un pueblo fantasma y que haya un rejuvenecimiento de la población. “Tenemos orígenes prehistóricos", dijo el alcalde Efisio Arbau a CNN." Mi cruzada es rescatar nuestras tradiciones únicas para que no caigan en el olvido”.

Poder comprar una propiedad por el valor de un café, o de una dona parece casi una broma, pero el creador de esta iniciativa no solo ha conseguido que ya tres propiedades del pueblo tengan dueño, sino que con la ayuda de las noticias que se han esparcido ha conseguido tener más de 100 aplicaciones.

Su apuesta por repoblar el pueblo y hacer que más gente viva en este lugar de casas pintorescas, cafés y plazas ha resultado, de hecho, tan efectiva que ha decidido poner una fecha límite. Los que estén interesados solo podrán mandar sus aplicaciones hasta el 7 de febrero “una vez que las aplicaciones recibidas ya superan las propiedades disponibles”. 

La iniciativa no es del todo nueva. El año pasado, otro alcalde italiano, el de Bormida, decidió ofrecer 2,000 euros (2,500 dólares) a personas que estuvieran interesados en mudarse y vivir en la pequeña población. Muchos estuvieron dispuestos a mudarse a Bormida, así como muchos esperan a que el alcalde de Ollolai les dé luz verde para hacerse a una casita en una isla italiana.