Agencia
ESTADOS UNIDOS.- Vestida con un diseño de Christian Dior, la actriz Jennifer Lawrence captó la atención de todos en la alfombra roja de los Premios Oscar. Sin embargo, se robó todos los flashes cuando fue vista con una copa de champaña en su manos y saltando las butacas del teatro Dolby de Los Ángeles.

La ex novia del director Darren Aronofsky (El Cisne Negro, El Luchador), se mostró muy divertida mientras hablaba con varios de sus colegas antes del inicio de la ceremonia, informa el portal Infobae.

También te puede interesar: Del Toro y Coco hacen de los Oscar una 'noche mexicana'

Así la ganadora del Oscar protagonizó un nuevo épico momento en la gala de los premios. En las fotos se le puede ver intentando saltar las butacas, mientras sostiene su vestido y su copa. Así como muy platicadora y divertida.

Lawrence ya fue protagonista durante la premiere de "Red Sparrow", con una actitud ante los medios de comunicación que llamó la atención, especialmente por sus pupilas visiblemente dilatadas que dieron rienda suelta a todo tipo de especulaciones, como que la americana podría haber acudido bebida.

Foto: AP

La intérprete obtuvo el galardón de la Academia en 2013 por su actuación en "El lado luminoso de la vida" y, al subir al escenario para recibir la estatuilla, se tropezó y debió ser asistida por Bradley Cooper, su compañero de elenco. Un año más tarde, cuando volvió a ser nominada como mejor actriz de reparto por "Escándalo americano", se volvió a tropezar, esta vez en la alfombra roja, y cayó al piso.

Foto: La Vanguardia

Lawrence y Jodie Foster presentaron el Oscar a la mejor actriz en lugar de Casey Affleck, el ganador de la estatuilla al mejor actor en 2017, que no asistió por estar involucrado un caso de acoso sexual.