Agencia
NUEVA YORK.- Joaquín “El Chapo” Guzmán enfrentó la segunda audiencia ante la corte federal del distrito este de Nueva York y su esposa, Emma Coronel fue más que puntual en la sala.

El capo sinaloense fue imputado por 17 cargos de narcotráfico, lavado de dinero, secuestro y homicidio.

También te puede interesar: Miles de personas condenan silencio por ataque en Turquía

Coronel arribó al sitio 15 minutos antes que su esposo, se colocó en la primera fila a la derecha justo detrás de los agentes de la DEA que escoltaron a Guzmán.

A su entrada al recinto, Joaquín Guzmán esbozó una sonrisa al ver a Emma Coronel y le regaló una sonrisa más a su partida.

El detenido se encontraba vestido con el uniforme azul y sus manos libres; sin embargo, no fue posible que hubiera palabras entre ellos.

La esposa de Guzmán Loera es la única de los familiares del capo que puede viajar a los Estados Unidos, la joven tiene nacionalidad tanto estadounidense como mexicana, incluso la defensa en México no puede asistir al país vecino por no poseer visa.

Desde el arribo de “El Chapo” a los Estados Unidos no ha tenido contacto con sus familiares, abogados mexicanos o derecho a una llamada. Sus defensores de oficio han pedido un mejor trato para el capo ya que aseguran pasa 23 horas al día en confinamiento solitario.

La respuesta del juez fue que las circunstancias de “El Chapo” son especiales...

Ante el juez expresaron estas inconformidades e incluso que tanto las autoridades mexicanas como estadounidenses han sido demasiado herméticas sobre bajo que sustento fue autorizada la extradición de Guzmán.

"Solo tiene una hora al día para poder hablar con gente de afuera, una hora de ejercicio al día. Creemos que debería poder reunirse con su familia, hacer llamadas a nuestra oficina. Las restricciones que tiene son excesivas", expresó su defensora Michelle Gelernt.

Fuga de Guzmán Loera

La respuesta del juez fue que las circunstancias de “El Chapo” son especiales; sin embargo, dijo que se acordarán quienes y bajo qué circunstancias podrías visitarlo.

El temor de la justicia estadounidense es a la fuga de Guzmán Loera, ya que en dos ocasiones fue capaz de liberarse de cárceles de alta seguridad mexicanas.

La última captura del capo se llevó a cabo el 8 de enero de 2016 en Los Mochis, Sinaloa y a sólo cinco meses fue autorizada su extradición.

Con información del portal El Debate.