Agencia
WASHINGTON.- El presidente Donald Trump fue descrito como un “idiota” y “desquiciado” por su propio jefe de Gabinete, John Kelly, en el nuevo libro del periodista Bob Woodward en el que señala que la Casa Blanca es  un lugar en caos y sin control.

De acuerdo a Notimex, el libro “Fear: Trump in The White House”, señala que algunos de los más cercanos colaboradores del presidente, como su exasesor económico Gary Cohn, tuvieron que tomar medidas extremas para proteger al país, como esconder documentos sensibles para evitar que Trump los leyera o firmara.

“Es un idiota. No tiene sentido convencerlo de nada. Se ha descarrilado. Estamos en un pueblo de locos. Ya no sé por qué seguimos aquí. Es el peor trabajo que he tenido”, se expresó Kelly, de acuerdo con el libro, obtenido por adelantado por la cadena CNN.

También te puede interesar: Trump exige ‘sumisión’ de la OMC… o amenaza con retirarse

El  escrito de 448 páginas, que saldrá a la venta al público el 11 de septiembre, como resultado de cientos de horas grabadas de entrevistas con miembros del círculo cercano de colaboradores de Trump, así como de la revisión de archivos, diarios y memorandos.

No sólo Kelly habló mal del mandatario, James Mattis, el secretario de Defensa, describe a Trump como una persona con el intelecto de un “niño de quinto o sexto año de primaria”, mientras que su exabogado John Dowd sostiene que es un “mentiroso” que podría terminar en prisión si testifica ante el fiscal especial Robert Mueller.

El libro comienza con la escena en la que el entonces asesor económico del presidente, Gary Cohn, advierte una carta en el escritorio presidencial en la Oficina Oval que considera como peligrosa para la seguridad nacional.

La carta era el anuncio del retiro de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio con Corea del Sur. Miembros del equipo de Trump temían que el fin del acuerdo pusiera en riesgo un programa secreto de seguridad nacional para detectar el lanzamiento de misiles de Corea del Norte en 7 segundos.

Cohn sustrajo la carta para que Trump no pudiera firmarla. “No iba a dejar que la viera. Nunca va a ver ese documento. Tengo que proteger al país”, informó Cohn a uno de sus colaboradores.