Agencia
MONTERREY, Nuevo León.- José María Basanta recientemente pudo renovar su contrato con Rayados, para permanecer dos años más con los albiazules y así poder concluir su carrera futbolística defendiendo la divisa del Club de Fútbol Monterrey.

El jugador argentino naturalizado mexicano está a punto de cumplir con otra marca dentro del equipo del Cerro de la Silla, a donde llegó hace casi una década. El próximo sábado cuando la Pandilla visite al América en el estadio Azteca, Basanta estará llegando a la marca de 300 juegos disputados, tomando en cuenta solamente los partidos de Liga y Liguilla en el fútbol mexicano, informa el portal MedioTiempo.

Basanta llegó al Monterrey previo al torneo de Apertura 2008 procedente de Estudiantes de La Plata de Argentina, a petición expresa del entonces técnico Ricardo La Volpe, quien lo solicitó a la directiva que integraban Jorge Urdiales y Luis Miguel Salvador, para conformar la columna vertebral de su defensa.

También te puede interesar: Monterrey va contra Santos en liga femenil

La visión del Bigotón respecto a ese joven zaguero de 24 años que por primera vez se aventuraba a jugar fuera de su país, espigado y callado, no pudo ser mejor. Con el paso del tiempo, José Basanta se convirtió un baluarte de la línea defensiva del Monterrey, mostró su calidad y liderazgo, y con la llegada de Víctor Manuel Vucetich al timón del equipo, fue una pieza fundamental de la época dorada del club.

Junto con otros jugadores emblema de Rayados como Humberto Suazo, Luis Pérez, Jonathan Orozco o Aldo de Nigris, Basanta fue un pilar en el Monterrey que ganó dos títulos de Liga y el histórico tricampeonato de la Liga de Campeones de Concacaf, así como el tercer lugar en el Mundial de Clubes del 2012 en Japón.

En la actualidad, Magdaleno Cano es quien tiene más juegos disputados con la Pandilla con 437, le sigue Jesús Arellano con 407 partidos, Luis Ernesto Pérez que tiene 345 y Jonathan Orozco, que defendió la portería de los Rayados en 318 juegos durante el tiempo que militó con los regios.