Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Los dos detenidos presuntamente implicados en la desaparición y asesinato de Javier Salomón Aceves, Daniel Díaz y Marco Ávalos, estudiantes de cine de Guadalajara, rindieron su declaración ante las autoridades y confirmaron que el crimen se debió a una confusión.

De acuerdo con zocalo.com, el noticiero En Punto con Denise Maerker, tuvo acceso a las declaraciones de los implicados, Omar N, rapero conocido como “QBA” e integrante del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Gerardo N, alias “El Cochi”, presunto líder de una célula delictiva del CJNG.

De acuerdo con la información presentada por En Punto, con base en sus declaraciones, ambos aceptaron su participación en el crimen y detallaron la manera en la que detuvieron y asesinaron a los jóvenes estudiantes.

También te puede interesar: Marchan exigiendo justicia por estudiantes de cine

Omar N, conocido como “QBA”, señaló a las autoridades que el 20 de marzo a las 3 de la mañana, un día después de la desaparición de los estudiantes, recibió una llamada de Gerardo N, alias “El Cochi”, quien le dijo que lo necesitaban “pues habían trabajado e iban a pozolear”. De acuerdo con el reporte, “QBA” fue reclutado por “El Cochi” y recibía 3 mil pesos semanales por el trabajo que realizaba para el CJNG.

“QBA” declaró que al llegar a la casa, en la calle Lechuza en Tonalá, donde se encontraban los cuerpos notó que estos tenían marcas de golpes y estrangulamiento. Refiere que siguió las indicaciones de “El Cochi” y disolvió los cadáveres en ácido. A las 5 de la mañana terminó dicha acción y se retiró a casa.

¿Qué les pasó a los estudiantes?

En la declaración asegura que tras cometer el crimen recibió una llamada de Gerardo N, alias “El Cochi”, quien le indicó que no se parará en Tonalá durante algunos días. Fue en ese momento que Omar N se enteró por las noticias que los cuerpos de los jóvenes correspondían a los estudiantes desaparecidos.

Declara que tras la advertencia y después de recibir su pago por disolver los cuerpos, se fue tres días a la playa de Guayabitos en compañía de su esposa, hijos y hermana. Posteriormente regresó a Jalisco y “siguió su vida normal”, hasta el momento de su detención.

Por su parte, Gerardo N, alias “El Cochi”, declaró que el día 19 de marzo un integrante del CJNG, que vigilaba la casa donde los estudiantes se encontraban, reportó la presencia de los jóvenes, pensando que entre ellos se encontraba “El Diego”, miembro de una banda rival a quien el CJNG pretendía ejecutar.

“Llevamos las dos camionetas juntas, por lo que yo me paré delante de los carros y la otra camioneta atrás de ellos. Se bajaron los muchachos armados y sometieron a las personas que se encontraban en el lugar”

Al saber que podría tratarse de “El Diego”, “El Cochi” en compañía de otros integrantes del Cártel, asistió al lugar para vigilar los movimientos de los jóvenes. Según Gerardo N, fue Juan Carlos Barragán alias “El Canzón” o “El Calzón” quien aseguró que dentro de la casa donde estaban los estudiantes, se encontraba “El Diego”.

Fue “El Canzón” la persona que determinó que los jóvenes tenían relación con el rival que buscaban y por ello decidieron interceptarlos cuando éstos salieron de la casa para regresar a Guadalajara.

“Llevamos las dos camionetas juntas, por lo que yo me paré delante de los carros y la otra camioneta atrás de ellos. Rápidamente se bajaron de las camionetas los muchachos armados y sometieron a las personas que se encontraban en el lugar”, declaró “El Cochi”.

Posteriormente, detalló, que los tres jóvenes fueron llevados a la casa de seguridad en Tonalá donde le preguntaron a Javier, uno de los estudiantes, “si él era Diego y que hacía, nos dijo que era estudiante de cine y que estaba haciendo un documental”.

Acto seguido, le cuestionaron que si conocía a Diego. Pero “nos dijo Javier que Armando era su tío que no conocía al tal Diego, le pregunté de quién era la granja y me dijo que de su tía Edna”.

Después de esto, “El Cochi” declara abandonó el cuarto donde tenían a los jóvenes y al regresar se percató que “entre “El Grillo” y “El Canzón” se encontraban pegándole a Javier.

Finaliza su declaración diciendo que después de esto él se salió de la casa de seguridad y se fue a su casa. Fue alrededor de las 12:30 de la noche, que “El Canzón” le marcó por teléfono para decirle “se nos fue el muchacho Javier”.

Después de este aviso habría sido cuando “El Cochi” se comunicó con Omar N para que acudiera a la casa de seguridad y disolviera los cuerpos.

¿Quiénes eran los jóvenes asesinados?

Javier Salomón Aceves, Daniel Díaz y Marco Ávalos, estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV), desparecieron el pasado 19 de marzo cuando regresaban a Guadalajara procedentes de Tonalá, donde habían grabado un documental.

El pasado 23 de abril, la Fiscalía General de Jalisco confirmó que los tres jóvenes habían sido asesinados por miembros de un grupo delictivo y sus cadáveres disueltos en ácido.

Hasta el momento las autoridades solo han detenido a dos presuntos responsables del crimen, Omar N, rapero conocido como “QBA” y Gerardo N, alias “El Cochi”. En tanto, las investigaciones continúan para dar con el resto de los implicados.